Jordi Sànchez ya hace campaña como si fuera un preso político

La organización que preside, Asamblea Nacional Catalana (ANC) ha sido, con sus 40.000 miembros, la principal impulsora de las masivas Diadas celebradas desde el 2012

.

Redacción / La Voz

Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, los dos Jordis, son los primeros dirigentes del desafío secesionistas que acaban en prisión. Y no los son casualmente. Ambos dirigen las dos grandes asociaciones civiles que han venido impulsado desde hace años el proceso. Y en calidad de tales, aunque no hayan pasado por las urnas, forman parte del sanedrín que ha venido dirigiendo en la sombra el desafío a la legalidad y al Estado.

Un papel dirigente que dejó en evidencia la publicación, inmediatamente después de que la jueza decretara el auto de prisión, de un vídeo y de un artículo, titulado Camí de la llibertad (Camino de la libertad), en el que asegura que el auto judicial «carece de todo fundamento jurídico y procesal» y, por lo tanto, según su opinión, de carácter político. «Es una decisión ­­-añade- de la cual el Estado español tendrá que dar explicaciones ante la opinión pública internacional y también ante las cortes y tribunales europeos. Es, sencillamente, un escándalo. Una de las vergüenzas de Europa».

Un intento de autoproclamarse preso político ante la opinión pública extranjera, en el marco de la campaña de la Generalitat por internacionalizar la crisis. Una idea en la que incidieron el presidente y el vicepresidentes catalanes inmediatamente después de conocerse el auto de prisión. Una estrategia claramente concertada, hasta el punto de que Sànchez muestra su apoyo a la «estrategia a favor del diálogo que propongan el presidente Puigdemont y el vicepresidente Junqueras en nombre del Gobierno catalán».

La organización que preside, Asamblea Nacional Catalana (ANC), fue constituida en el 2011 y ha sido, con sus 40.000 miembros, la principal impulsora de las masivas Diadas celebradas desde el 2012. Òmnium Cultural, la organización que preside Jordi Cuixart, tiene mucho más pedigrí. Fue creada en 1961 para defender la lengua catalana en plena represión franquista. Con 75.000 miembros, está considerada como la mayor asociación cívico-cultural de Cataluña. A raíz del nacimiento de ANC, se sumó a su proyecto por la independencia.

Extraños compañeros de viaje

FRANCISCO ESPIÑEIRA

Maduro, Assange y los ultraderechistas Farage y Le Pen lideran el escaso respaldo internacional a la independencia catalana, a pesar de los esfuerzos de la Generalitat

De poco le han servido a Carles Puigdemont los 39,6 millones que la Generalitat presupuestó para el 2017 en el mantenimiento de sus embajadas por medio mundo. Tampoco se han traducido en un incremento de apoyo internacional los viajes del consejero de Asuntos Exteriores, el excomunista Raúl Romeva, por medio mundo en busca de reconocimiento a la aventura secesionista que Junts pel Sí y la CUP protagonizan en Cataluña.

Así, la nómina de apoyos foráneos al desafío independentista catalán no puede presumir de demasiado fuste político. Los compañeros de viaje de los secesionistas son algunos de los más repudiados en la escena política internacional: destacados dirigentes de la ultraderecha, como el inglés Nigel Farage, presidentes poco respetuosos con los derechos humanos, como Nicolás Maduro, o sospechosos de cooperar con Vladimir Putin en cualquier maniobra destinada a desestabilizar a las democracias occidentales, como Julian Assange, quizá el más activo en la promoción de las iniciativas de la Generalitat tras recibir la fundación para la que trabaja un contrato de 60.000 euros otorgado a dedo por el Gobierno catalán.

Seguir leyendo

Votación
7 votos
Comentarios

Jordi Sànchez ya hace campaña como si fuera un preso político