Puigdemont no responde a Rajoy, pero le pide diálogo

Envía a la Moncloa un escrito en el que exige que «se revierta la represión», pero el Gobierno no considera válida su respuesta y le recuerda que tiene un segundo plazo, hasta el jueves, para explicar las medidas que va a adoptar para recuperar el cumplimiento de sus obligaciones

.Carles Puigdemont
Carles Puigdemont

Barcelona

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha optado por no contestar específicamente a Mariano Rajoy si declaró o no la independencia de Cataluña el pasado martes. En lugar de aclarar el requerimiento con un sí o un no, como le demandó el Gobierno central, el presidente catalán optó por remitir una carta de cuatro folios en la que en definitiva le devuelve la pelota a Rajoy, para emplazarle a que sea él quien acepte ahora la apertura de un diálogo directo entre los dos mandatarios.

Carta de Carles Puigdemont a Mariano Rajoy

.Carles Puigdemont
Carles Puigdemont

El presidente de la Generalitat no aclara si declaró la independencia de Cataluña tras el referendo del 1-0

Seguir leyendo

En lugar de atenerse a la pregunta, Puigdemont da un plazo de dos meses al presidente del Gobierno para desarrollar ese diálogo, sin señalar qué pasaría en caso de no aceptarse su petición. «Nuestra propuesta de diálogo es sincera, pese a todo lo ocurrido, pero lógicamente es incompatible con el actual clima de creciente represión y amenaza», dice el responsable de la Generalitat en su misiva.

Sin embargo, desde el Gobierno no se considera válida, por falta de claridad, la respuesta por carta de Puigdemont. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reprochado a Puigdemont que no haya respondido al requerimiento y le ha advertido que ante su falta de respuesta, se activa el segundo plazo para que rectifique antes del jueves. «No era muy difícil decir si sí o no había declarado la independencia», ha dicho Santamaría en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa, en la que ha recalcado que «prolongar la incertidumbre y la confusión deliberada solo favorece a quien pretende liquidar la concordia cívica e imponer un proyecto radical y empobrecedor». 

La vicepresidenta ha advertido a Puigdemont de que su llamamiento al diálogo «no resulta creíble» teniendo en cuenta que él se ha negado a debatir con la oposición catalana y está haciendo «política de hechos consumados» e «imponiendo sus posiciones al conjunto de la ciudadanía». «El diálogo no se exige, se practica», le ha insistido.

Además, ha desvelado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha respondido por escrito a Puigdemont y, entre otras cosas, le ha puntualizado que aplicar el artículo 155 de la Constitución no es para suspender el autogobierno sino para que éste se ejerza en el marco de la legalidad, y que es la propia Generalitat quien ha derogado el Estatut.

En su carta, Puigdemont reclama como primer punto de su respuesta que «se revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña», incluyendo en esa descripción la declaración ante la Audiencia Nacional que hoy están llamados a realizar los presidentes de ANC y Omnium Cultural, además del mayor de los Mossos d'Escuadra, Josep Lluís Trapero y otra de los mandos principales del cuerpo.

El presidente autonómico añade en el capítulo de reproches «la vulneración de derechos fundamentales, la intervención y congelación de cuentas bancarias», que dice están impidiendo la atención económica con «las personas más necesitadas».

La carta enviada a la Moncloa concluye con una petición de reunión a Mariano Rajoy «lo antes posible, que nos permita explorar los primeros acuerdos». «No dejemos que se deteriore más la situación», incide mientras es presionado por la CUP para convocar esta semana un pleno solemne de declaración de la independencia, o en caso contrario llevar el conflicto a la calle mediante paros y concentraciones.

El líder de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sánchez, ha sido uno de los primeros en posicionarse respecto a la respuesta de Puigdemont, avalando su planteamiento.

Desde el PP, Xavier García Albiol, tacha ya en su cuenta de Twitter de «incosciente» a Puigdemont por su respuesta.

El Gobierno rechaza la respuesta de Puigdemont y le da tres días para rectificar antes de aplicar el 155

Fran Balado
.

Soraya Sáenz de Santamaría considera que la carta del presidente autonómico responde a los más radicales y que está dirigida al exterior

Al Gobierno no le ha convencido la respuesta ofrecida este lunes por Puigdemont sobre si ha declarado o no la independencia en Cataluña. Consideran que el presidente autonómico continúa enredando, por lo que se entra en la segunda fase del requerimiento, y Puigdemont dispone hasta las 10 de la mañana de este jueves 19 de octubre para revocar esa declaración de independencia o, tal y como apuntó la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, esta mañana, para aclarar de una vez por todas que la autodeterminación no se ha proclamado.

El titular del Ejecutivo, Mariano Rajoy, respondió a Puigdemont esta misma mañana a través de una carta antes de partir a Galicia, a donde se ha desplazado para coordinar las labores de lucha contra los incendios que asolan la comunidad. En la misiva, Rajoy vuelve a insistir al presidente autonómico que regrese a la legalidad y que acuda al Congreso de los Diputados a exponer su proyecto para Cataluña.

Seguir leyendo

Votación
14 votos
Comentarios

Puigdemont no responde a Rajoy, pero le pide diálogo