Prisión sin fianza para los presidentes de ANC y Òmnium por «alentar a las masas»

Las jueza de la Audiencia Nacional ha acordado la libertad con medidas cautelares para el mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero, y para la intendente Teresa Laplana

Prisión provisional sin fianza para Jordi Cuixart y Jordi Sánchez Los presidentes de Òmnium Cultural y ANC están acusados de un delito de sedición

Madrid

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decretado este lunes el ingreso en prisión incondicional sin fianza para los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, por promover las concentraciones del pasado 20 y 21 de septiembre en Barcelona, según han informado fuentes jurídicas.

La magistrada atiende la petición de la Fiscalía tras tomarles declaración por segunda vez en calidad de investigados por un delito de sedición, penado con hasta diez años de cárcel y les envía a prisión al entender que en las convocatorias hechas por los líderes soberanistas se hacía un llamamiento, no a una manifestación pacífica, sino a la «protección» de los gobernantes catalanes mediante «movilizaciones ciudadanas masivas».

Para decretar la prisión, Lamela aprecia en el auto riesgo de reiteración delictiva, «ya que viene operando dentro de un grupo organizado de personas», y también observa «alta probabilidad» de que los investigados puedan ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba. Además de los hechos del 20 de septiembre, Lamela destaca también que las mismas cuentas de whatsapp utilizadas para promover el asedio frente a la Consejería, también se usaron el 1-O y desde ellas «realizaron llamadas a los participantes animándoles a permanecer en los colegios y presentar resistencia a las autoridades policiales».

Así lo ha expuesto la juez en el auto por el cual ha acordado la libertad con medidas cautelares para el mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero, y para la intendente Teresa Laplana. Los cuatro han sido citados a declarar por segunda vez tras el nuevo atestado de la Guardia Civil incorporado a la causa sobre los incidentes ocurridos durante registros y detenciones a miembros del Govern que planeaban el referéndum ilegal y la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre.

Como ya hicieran en su primera declaración, los dos acusados se han negado a responder a las preguntas del Ministerio Público. Sánchez ha contestado a su letrado mientras que Cuixart se ha acogido a su derecho de no declarar, según informan fuentes jurídicas.

ALENTARON A LAS MASSAS

Según el último atestado de la Guardia Civil, ambos fueron responsables de «alentar a la masa» llamando a la protesta frente a la Consejería de Economía --de donde los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil no pudieron salir en casi 24 horas-- y ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

Tanto en su entrada a primera hora de la mañana como su retorno a las 18.00 horas de esta tarde Sánchez y Cuixart han sido recibidos con aplausos por una veintena de diputados y senadores del PdeCAT al grito de 'No esteu sols' (No estáis solos) entre gran expectación mediática. Ellos han respondido con saludos y el puño en alto en señal de victoria.

Los independentistas vuelven a la calle para protestar por la prisión de Sànchez y Cuixart

.

La Generalitat considera el auto judicial injustificable y un ataque a la democracia

Las caceroladas que se habían suspendido el pasado día ocho en Cataluña volvieron ayer a ser protagonistas después de que se conociese el auto de la jueza Carmen Lamela en el que enviaba a prisión sin fianza por sedición al presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y al de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, por «promover» el asedio a la Guardia Civil el 20 de septiembre durante una operación para impedir el 1-O. Las protestas continuarán hoy convocadas por las organizaciones independentistas ante los centros de trabajo y la delegación y subdelegaciones del Gobierno en Cataluña.

Seguir leyendo

Los primeros encarcelados por el proceso soberanista

Tras las condenas de inhabilitación y multas al expresidente catalán Artur Mas y los exconsellers Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau por la consulta del 9-N del 2014, Sánchez y Cuixart se han convertido en los primeros en ser enviados a prisión por los procedimientos judiciales abiertos en relación con el proceso soberanista impulsado desde el 2012.

En los últimos meses, Sánchez y Cuixart han formado parte del núcleo duro de dirigentes políticos creado justo después de Semana Santa, con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al frente y que ha ido fijando desde entonces, bajo la más estricta discreción, la estrategia para preparar el referéndum que fue convocado para el 1 de octubre.

Jordi Sànchez Picanyol (Barcelona, 1964), licenciado en Ciencias Políticas el 1991 por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha sido profesor en varias universidades y, en su trayectoria política, fue portavoz y dirigente de la Crida a la Solidaritat, desde 1983 hasta su disolución, en junio del 1993. Vinculado a ICV, entre 1996 y el 2004 fue consejero de la Corporación Catalana de Radio y Televisión, y también el 1996 fue director adjunto de la Fundación Jaume Bofill, hasta el 2001, año en que asumió la dirección, hasta el 2010, cuando pasó a ser adjunto del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, exlíder de los ecosocialistas.

En el 2015, Sánchez fue elegido presidente de la ANC en sustitución de Carme Forcadell, a pesar de no haber sido el más votado por los asociados en las votaciones que se realizaron en 171 sedes electorales de toda Cataluña para elegir a los 75 miembros del secretariado de la entidad soberanista.

En los últimos años, Jordi Cuixart Navarro ha sido, junto a Sánchez, una de las caras visibles del soberanismo, identificado como una de las voces internas más decididas a aplicar, con todas las consecuencias, la ley del referéndum y la ley de transitoriedad jurídica tras el 1-O para proclamar la «república» catalana.

Nacido en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) en 1975 y residente en Sabadell (Barcelona), Cuixart es empresario industrial, miembro fundador de la fundación privada de emprendedores FemCat y socio de Òmnium desde 1996. Cuando Muriel Casals llegó a la presidencia de Òmnium en 2010, Cuixart asumió el cargo de tesorero y, más adelante, se convirtió en vicepresidente de la entidad, con Quim Torra como presidente. Finalmente, en la asamblea general de Òmnium celebrada el 19 de diciembre de 2015, Cuixart encabezó la única candidatura proclamada para integrar la nueva junta directiva. 

Votación
25 votos
Comentarios

Prisión sin fianza para los presidentes de ANC y Òmnium por «alentar a las masas»