Feijoo cree que el «engaño continúa» y la oposición ve vías para el diálogo

Leiceaga vincula la reacción soberanista a los «sucesos» de la última semana


santiago / la voz

La sesión plenaria convocada por el Parlamento catalán con el discurso de Puigdemont como único punto del orden del día captó la atención de toda la clase política gallega y del Gobierno autonómico, y todos, con mayor o menor premura, hicieron sus análisis de urgencia. En ellos se evidencian posturas encajables en dos bloques ya posicionados, el formado por el PPdeG y el PSdeG; y el de En Marea, los partidos que la componen y el BNG, que han percibido en la declaración una oportunidad para abrir el diálogo con el Estado.

GOBIERNO GALLEGO

Mejor en la Constitución. El presidente de la Xunta no necesitó demasiado tiempo tras el discurso de Puigdemont para valorar que el «engaño continúa». Alberto Núñez Feijoo cree que la declaración de la independencia y su posterior suspensión forma parte de una estrategia y se pregunta «cuánto más tiempo van a seguir engañándose e intentando engañar a los demás». Ante la maniobra desplegada en el Parlamento catalán, el jefe del Ejecutivo gallego interpreta que solo hay una respuesta «clara y que sí se entiende, donde nos entendemos todos los españoles, que es la Constitución». Unas horas antes del pleno, Feijoo conminó a Puigdemont a no cometer un error «definitivo», y le pidió que escuchase al pueblo en vez de a sus socios de la CUP si quiere seguir siendo el presidente de «todos» los catalanes. Asimismo, y como ya hizo en la Cámara gallega el pasado miércoles, garantizó que Galicia está a salvo de cualquier deriva que amenace la estabilidad política y económica, y pidió a su homólogo catalán que haga lo propio en adelante y que evite que su pueblo caiga en el abismo.

EN MAREA

«Unha oportunidade». El portavoz de En Marea en el Parlamento de Galicia está convencido de que la intervención de Puigdemont refuerza las posiciones que han mantenido en las últimas semanas: «Semella que a tese de En Marea de que hai que dialogar está reforzada e agora hai unha oportunidade nova para abrir o diálogo». Pero Luís Villares pone también el foco en los movimientos que haga Rajoy. «O que importa é que o Goberno central non se enroque na súa posición habitual. Agora está servida en bandexa esa posibilidade e é o momento de aproveitala». También entiende que se presenta una oportunidad para iniciar conversaciones entre las partes enfrentadas. «Este é un momento estupendo para poñelas en marcha e o que importa é que non se enroque ningunha das partes, porque a situación está máis clara agora». La interpretación de Villares es que Puigdemont «fixo ao final do seu discurso unha chamada ao diálogo» que debería ser atendida.

Por su parte, la secretaria general de Podemos Galicia, Carmen Santos, avanzó que su formación se suma a la campaña a favor de la mediación en Cataluña y que se llevará a cabo a través de las redes sociales. En su cuenta de Twitter escribió que «afortunadamente non houbo DUI. Polo tanto, nada de 155 nin medidas semellantes. O Goberno español debe repensar as canles do diálogo» con Cataluña. Asimismo, Anova considera que Rajoy debe terminar con la «vía represiva e autoritaria» y aceptar el diálogo, así como respetar el derecho a decidir.

PSDEG

Debilidad soberanista. El portavoz de los socialistas en el Parlamento gallego, Xoaquín Fernández Leiceaga, entiende que el independentismo catalán «refrena os seus ímpetus» con la comparecencia de Puigdemont en la que declara la independencia para suspender su aplicación. Y atribuye esto a que el bloque soberanista «acusou os sucesos» de los últimos días, especialmente con la «masiva manifestación» en favor del unionismo y con la «fuga das sedes sociais das grandes empresas». Añade Leiceaga que la comparecencia ha contribuido todavía más a la «ceremonia da confusión», en tanto que no se sabe a ciencia cierta si proclamó la independencia, si la suspende o si la volverá a proclamar otro día. «O proceso, dende o punto de vista técnico e político, é dunha calidade que está baixo mínimos», dice y que no aporta garantías de ningún tipo, en referencia a la consulta del 1 de octubre. Con todo, entiende que no hay que cerrar nunca la puerta al diálogo, ni la posibilidad de llevar a Puigdemont al terreno de la legalidad y de una posible reforma constitucional.

BNG

Legitimidad del Parlament. El BNG aseguró que es el mejor momento de que el Estado dé repuesta a la mano tendida al diálogo para buscar una solución pacífica y democrática. «Apoiamos un proceso negociado, con mediación internacional, entre o Goberno español e o catalán», sostuvo la dirección del frente. Los nacionalistas gallegos mostraron el pleno reconocimiento de Cataluña a decidir su futuro de forma democrática e insistieron en que este conflicto solo tiene una salida: que los ciudadanos se expresen en una consulta en libertad, con plenos derechos democráticos, algo extensible a las realidades del País Vasco y de Galicia. «O Goberno español ten a obriga de mudar as porras, multas e represión polo diálogo, a negociación e o respecto á vontade do pobo catalán», planteó el Bloque. También insistió en que reconoce la legitimidad democrática de las decisiones y de los acuerdos del Parlamento catalán, un espacio, que a su entender, ostenta la representación política soberana del pueblo. En su cuenta de Twitter, la portavoz Ana Pontón aseguró que «o Estado é plurinacional e as nacións sen Estado temos dereito a decidir. Ese é o camiño para gañar democracia, dereitos e liberdades».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Feijoo cree que el «engaño continúa» y la oposición ve vías para el diálogo