Adeslas, Colonial, Cellnext y Abertis sacan sus sedes fuera de Cataluña

Grifols y el fabricante de Cola Cao y Nocilla no descarta cambiar su sede si el escenario político afecta a su negocio


Barcelona

El éxodo empresarial no cesa. Un total de 28 empresas han comunicado que trasladarán su sede social fuera de Cataluña desde que se celebró el 1-O y hasta la fecha, ante la incertidumbre generada y por la posibilidad de que la esta semana se produzca una declaración unilateral de independencia.

Durante este lunes, han sido trece las compañías que han decidido dar este paso. Las primeras han sido Torraspapel (Grupo Lecta) y SegurCaixa Adeslas, que moverán sus sedes sociales de Barcelona a Madrid. Les han seguido el grupo constructor Copasa, que trasladará la sede de su filial de medioambiente Pesa de Barcelona a Santiago de Compostela; la inmobiliaria Colonial, que lo hará a Madrid; MRW, a Valencia y la odontológica DVD Dental, también a Madrid. También ha comunicado el cambio la sociedad de valores GVC Gaesco, aunque esta señala que el traslado de su domicilio social a sus oficinas de Madrid se acordó en septiembre.

Otras compañías que ha decidido mover su sede social fuera de Cataluña este lunes han sido Cervezas San Miguel, esta vez a Málaga, donde cuenta con un centro de producción desde 1966, y Trea Asset Management, que traslada su sede social a Madrid.

También VidaCaixa y CaixaBank Asset Management -la gestora de fondos de inversión del banc-- trasladarán sus sedes sociales de Barcelona a Madrid. Abertis también ha decidido hacer lo mismo «en tanto se mantenga la actual situación de inseguridad jurídica generada por la actual situación política en Cataluña», después de que su primer accionista de referencia, Criteria CaixaHolding, optase este sábado por llevar su sede a Palma de Mallorca. Posteriomente, Cellnex -cuyo accionista mayoritario es Abertis- ha decidido mover su sede social a Madrid.

 

Sopesando el cambio

Este lunes, Idilia Foods, propietaria de marcas como Cola Cao, Nocilla, Paladin y Okey, ha asegurado que trasladará su sede social, actualmente ubicada en Barcelona, ante una declaración unilateral de independencia de Cataluña.

Esta advertencia ya la comunicaron Codorníu, Freixenet y Catalana Occidente la semana pasada. En concreto, Catalana Occidente señaló que tomará «de forma ágil» las decisiones que sean oportunas, «en función de cómo se desenvuelvan los hechos», con el objetivo de «preservar los intereses» de sus clientes, trabajadores, mediadores y accionistas.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, afirmó que propondrá al consejo de administración de la compañía el cambio de sede social fuera de Cataluña en el caso de declararse la independencia. Así lo hizo también Codorníu, que espera «no tener que llegar a ello».

Las primeras en mover ficha

La primera en anunciar su traslado fue Oryzon Genomics el martes. Dos días después de la celebración del 1-O, la biofarmacéutica, que cotiza en el Mercado Continuo, anunció el traslado de su domicilio social desde Cornellà de Llobregat a Madrid con el objetivo de «optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores».

El presidente de Grifols, Víctor Grifols, junto a Artur Mas en una imagen de archivo
El presidente de Grifols, Víctor Grifols, junto a Artur Mas en una imagen de archivo

El jueves fueron cuatro las compañías que decidieron seguir sus pasos. Sabadell decidió mover su domicilio social a Alicante, concretamente a la antigua sede de la Caja de Ahorros del Mediterraneo (CAM), con el fin de «proteger a la clientela y garantizar la seguridad jurídica que proporciona el marco regulatorio del Banco Central Europeo (BCE)».

Eurona lo hizo de Barcelona a Rivas-Vaciamadrid (Madrid), un cambio que aseguró que sopesaba desde hace un año; mientras que el distribuidor odontológico Proclinic Expert decidió mover la suya de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) a Zaragoza y Dogi inició los trámites para trasladar su domicilio social de la localidad barcelonesa de El Masnou a Madrid.

El viernes se sumaron CaixaBank, Arquia Banca, Banco Mediolanum, Gas Natural, Service Point Solutions y Ballenoil. Gas Natural acordó trasladar su sede social de Barcelona a Madrid y CaixaBank, el suyo a Valencia. Service Point Solutions, Arquia Banca y Ballenoil decidieron también mover sus domicilios sociales de Barcelona a Madrid y Banco Mediolanum, a Valencia.

El sábado, además, comunicaron su traslado Abgar (a Madrid), Fundación Bancaria La Caixa (a Palma) y Lleida.net (a Madrid).

;
¿Qué pasa cuando un banco cambia su sede? Dos expertos nos cuentan las implicaciones de una mudanza a otra comunidad. Las maniobras de Caixabank y Banco Sabadell supondrán, entre otros, cambios a nivel de tributos: Cataluña dejará de ingresarlos en favor de la autonomías que los acogen.

Antes de que estallase la tensión, algunas empresas se adelantaron a este movimiento. Así, Naturhouse trasladó su sede social de Barcelona a Madrid el pasado mes de agosto, mientras que Grifols lo hizo a Irlanda en septiembre de 2015. Por otro lado, compañías como Pronovias y Planeta ya comunicaron hace tiempo que se irían de Cataluña si la Generalitat declarara la independencia.

La huida de empresas reduce de forma drástica la recaudación de la Generalitat

sofía vázquez
El presidente de Freixenet, José Luis Bonet (derecha), en la manifestación de Barcelona.
El presidente de Freixenet, José Luis Bonet (derecha), en la manifestación de Barcelona.

Las grandes compañías catalanas afrontan una semana crucial por el reto soberanista

Sabadell, CaixaBank, Gas Natural Fenosa, Catalana Occidente, Abertis.... Ante el aluvión de grandes compañías, en algunos casos multinacionales, que estudian, ultiman o ya han anunciado cambiar su domicilio social fuera de Cataluña, surge una primera duda: ¿Qué efectos tiene esa decisión? Muchos.

Primero: demuestra un temor a que el presidente Puigdemont y su equipo decidan declarar la independencia y, a partir de ahí, comiencen a reclamarles impuestos. Segundo: este supuesto demoledor conllevaría que detrás de la sede social se iría la sede efectiva de la actividad, lo que se traduciría en el traslado de miles de puestos de trabajo a Madrid, Alicante, Valencia o cualquier otra ciudad elegida en España. Tercero: hay expertos que consideran que, aunque no se produzca la independencia, el cambio de sede social conlleva, con el tiempo, el traslado de ciertos órganos de decisión, además de generar un efecto bandera, entendido por la importancia que en materia económica se le da al número de empresas que se asientan en el territorio. Cuarto: con un cambio de la sede social, cualquier deseo independentista se queda sin la posibilidad de tener una fuente importante de financiación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Adeslas, Colonial, Cellnext y Abertis sacan sus sedes fuera de Cataluña