El Gobierno de Matas sacó de la Wikipedia información de Santiago Calatrava para que encajara en el proyecto de la ópera de Palma

Matas reconoce que contratar al arquitecto fue decisión suya pero asegura que no intervino en la tramitación administrativa

Efe

El ex secretario general de la consejería de Cultura y Educación en el segundo Govern balear de Jaume Matas ha admitido este martes que sacó de la Wikipedia un «párrafo» para incluirlo en el acuerdo del Consell de Govern sobre el proyecto de la ópera de Palma, de forma que «encajara» con el perfil del arquitecto Santiago Calatrava.

Según el ex secretario general de la Conselleria, fue el entonces conseller de Educación y Cultura, Francesc Fiol, quien le indicó que buscara una fórmula para poder definir en el acuerdo del Consell de Govern las características del proyecto para que encajaran con Calatrava sin mencionar expresamente al arquitecto.

Así lo ha manifestado en su declaración como testigo durante el juicio por la tercera pieza de la macrocausa del Palma Arena, que versa sobre el encargo presuntamente irregular de un proyecto de palacio de ópera al arquitecto Santiago Calatrava por 1,2 millones de euros en el 2007.

Por estos hechos se acusa al ex presidente del Govern, Jaume Matas, de prevaricación y tráfico de influencias y se le pide un año y tres meses de prisión y una multa de 120.000 euros.

Varios testigos apuntan que fueron presionados

Varios testigos del juicio del caso Ópera han declarado este martes que fueron presionados para afirmar en informes que el proyecto de la ópera solo lo podía realizar el arquitecto Santiago Calatrava.

Una arquitecta del Ibisec ha explicado que fue convocada a una reunión con el entonces consejero de Cultura, Francesc Fiol, el gerente de Ibisec, Andreu Obrador, y varios técnicos. «Querían que dijéramos que ese edificio solo lo podía hacer Calatrava. Dijimos que era obvio que no», ha apuntado la funcionaria, que dice que el entonces conseller «no entendía» por qué se opusieron.

La arquitecta ha explicado que el acuerdo del Consell de Govern incluía una descripción del edificio que encajaba con la arquitectura de Calatrava. «No pone Calatrava de forma explícita, pero ésta es la descripción de su arquitectura», ha dicho.

Con todo, la funcionaria consideraba que solo con eso no se podía contratar al arquitecto, pero según su versión el consejero le dijo que eso a ella «no le preocupaba». Por ello, se limitó a firmar que Calatrava tenía «el perfil más idóneo».

«La situación era tensa, yo me sentía muy incómoda, con toda la presión firmé lo que puedo afirmar que creo que es verdad», ha contado la funcionaria. Según ha relatado, en esta reunión «no se pronunció el nombre de Matas» pero «estaba clarísimo que el encargo venía de arriba».

Por su parte, otro funcionario ha indicado que se negó a incluir en un informe la afirmación de que Santiago Calatrava era el único que pudiera realizar el proyecto pese a que la descripción era «el vivo retrato» de este arquitecto.

Según ha dicho, el perfil estaba «montado» para Calatrava. Sin embargo, el trabajador público pensaba que cualquier otro arquitecto de prestigio podría asumirlo. Ante su negativa, el funcionario recibió una llamada del ex consejero que estaba «molesto» con él «porque no quería hacer el informe».

Esta persona también ha declarado que el ex consejero manifestó que había adquirido un compromiso con Matas para impulsar el proyecto.

Matas reconoce que contratar a Calatrava fue decisión suya

El ex presidente del Govern balear, Jaume Matas, ha reconocido, por su parte, que contratar al arquitecto Santiago Calatrava para construir un palacio de la ópera en Palma fue decisión suya y que no se barajó la posibilidad de otro arquitecto, pero ha asegurado que no intervino en la tramitación administrativa.

Así lo ha expresado durante su declaración en el juicio. «Soy el responsable de la decisión, de la tramitación administrativa no sé absolutamente nada», ha declarado.

Matas ha rechazado que quisiera beneficiar económicamente al arquitecto, con el que se reunió en marzo del 2006 en Roma y en febrero del 2007 en Palma. Ha admitido que le propuso «directamente» el proyecto, en lugar de proponerle participar en un concurso.

Con todo, el acusado ha negado que él o su gabinete negociaran previamente un precio antes de que se aprobara en el Consell de Govern, ya que era «imposible» fijar el precio máximo sin el conseller de Hacienda porque se tenía que estudiar la disponibilidad presupuestaria, dado que era un proyecto «extraordinario».

El ex presidente también ha recalcado que para realizar este «anteproyecto» -así se ha referido en casi todo momento al edificio de la ópera- necesitaban ponerse de acuerdo con otras dos administraciones, la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Palma. Para el político, «sin su voluntad» era «imposible» llevar adelante la obra.

Según Matas, el proyecto estaba contemplado en su programa de gobierno pero de un modo «genérico». Su objetivo, ha concretado, era realizar dos grandes proyectos de edificios «emblemáticos» para actividades deportivas y culturales para promover la desestacionalización turística. En esta línea, ha defendido que éste era un anteproyecto de «muchísimo interés público» para «reordenar» la bahía de Palma.

También ha reconocido que dijo a sus consejeros que tenían «prisa» para tramitar la obra porque era un «compromiso electoral» y «un proyecto importante».

El ex presidente se ha mostrado convencido de que Santiago Calatrava era «el único» capaz de realizar un proyecto de estas características y ha destacado la «publicidad» que ello generaría para la ciudad de Palma.

El político ha recalcado el «prestigio» de Calatrava y su perfil no solo de arquitecto sino también de ingeniero, motivos por los que lo escogió para esta obra.

Jaume Matas ha admitido que el consejero de Educación y Cultura, Francisco Fiol, manifestó algunas objeciones al proyecto porque era «el responsable administrativo» y se tenía que hacer «bien hecho», si bien no le hizo ninguna advertencia de ilegalidad.

Asimismo, a preguntas de su abogado, ha dicho que el proyecto es «propiedad de la Comunidad Autónoma» por lo que a día de hoy todavía se podría desarrollar. «Lo que sorprende es que no se hayan exigido las cosas que están pagadas», ha apostillado el acusado.

Matas ha hecho estas declaraciones a preguntas de su abogado, José Zaforteza, la fiscal, Laura Pellón, y el juez, Diego Gómez-Reino. Sin embargo, ha manifestado que se negaría a contestar al interrogatorio de la abogada de la Comunidad, Mª Ángeles Berrocal. De todos modos, la acusación particular no le ha planteado preguntas.

Caso Ópera

Esta pieza del caso Palma Arena versa sobre el encargo presuntamente irregular de un proyecto de palacio de ópera al arquitecto Santiago Calatrava por 1,2 millones de euros en 2007.

Se trata del segundo juicio contra Matas este mes, tras la celebración de la vista por la contratación de los arquitectos del Palma Arena -piezas 8 y 9 de la macrocausa-, en la que también se juzgaba al ex director general de Deportes, José Luis Pepote Ballester.

En esta ocasión, Matas es el único acusado, y la Fiscalía pide para él un año y tres meses además de una multa de 120.000 euros por tráfico de influencias, así como diez años de inhabilitación especial para cargos públicos por el delito de prevaricación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Gobierno de Matas sacó de la Wikipedia información de Santiago Calatrava para que encajara en el proyecto de la ópera de Palma