Mariano Rajoy: «El referendo es una quimera imposible»

Rajoy pide a Puigdemont que «regrese a la ley» desconvocando la consulta y logra rehacer el frente constitucionalista al amarrar el apoyo de Sánchez y de Rivera

;
Rajoy: «La desobediencia es un acto totalitario y el referéndum vulnera la ley» El presidente del Gobierno asegura que el Estado tiene los mecanismos necesarios para defender la legalidad y exigir responsabilidades a quienes ponen en «grave riesgo» la convivencia entre todos

Madrid / La Voz

Rajoy volvió a realizar un llamamiento a Puigdemont a que recapacite y desconvoque la consulta independentista fijada para el 1 de octubre y prohibida por el Constitucional. «Saben que este referéndum ya no se puede celebrar, nunca fue legal ni legítimo, ahora no es más que una quimera imposible», reiteró el jefe del Ejecutivo. «No sigan adelante, no tienen ninguna legitimidad, regresen a la ley y a la democracia» advirtió, indicando a los responsables que tendrán que «responder ante los españoles de su deslealtad en un momento tan decisivo», pero que están «a tiempo de evitar males mayores».

El presidente del Gobierno compareció a las 21 hora en Moncloa para poner el epílogo a una jornada tensa marcada por las 14 detenciones efectuadas en el núcleo de la organización de la consulta, reforzando su mensaje de que no renunciará a ninguna de las herramientas que le concede la ley para evitarla. Y advirtió a los secesionistas que cada acto ilegal tendrá una respuesta «firme, proporcionada y rigurosa».

Rajoy capitaneó el mensaje del frente constitucionalista, que salió reforzado tras superar el bache por el que atravesó el día anterior y que por momentos amenazó con hacerlo añicos. El martes se detectó la primera vía de agua, con el desmarque de los socialistas ante la iniciativa de Rivera en respaldo a la respuesta del Gobierno en Cataluña, y las diferencias afloraron amenazando con hundir el barco. Para evitarlo, Rajoy convocó a los dirigentes de las dos formaciones con la intención de sellar esa vía de agua. En ningún caso se puede hablar de paz, ya que las diferencias son importantes, pero al menos sí de una tregua.

Para no levantar ampollas, desde Moncloa se limitan a transmitir de manera extraoficial que tanto Sánchez como Rivera volvieron a ratificar su apoyo al Gobierno en cada uno de los encuentros que mantuvieron por separado con Mariano Rajoy. Y así lo reiteró el presidente en su declaración, en la que agradeció el apoyo de PSOE y de Ciudadanos, que no es un respaldo al Gobierno, dijo, sino a España y al Estado de derecho.

En el PSOE intentaron restar importancia a su rechazo a respaldar la iniciativa de Ciudadanos. Margarita Robles aseguró que tienen «un profundo sentido del Estado», afirmación que le costó algún abucheo desde la bancada naranja. Más tarde tomó la palabra el secretario de organización, José Luis Ábalos, que desde Ferraz reiteró su apoyo a las últimas detenciones, indicando que ante la desobediencia, solo quedaba actuar «en consecuencia». «En este país todos los registros se hacen por decisión judicial, es un Estado democrático de Derecho», dijo.

En Ciudadanos, no obstante, recelan de Pedro Sánchez, quien el miércoles no compareció públicamente. Según el partido de Rivera, porque «no se atreve a verbalizar ninguna de las dos soluciones que le pasan por la cabeza» para arreglar el conflicto catalán, que consideran que son un cupo, a semejanza del modelo vasco, o pactar un referendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Mariano Rajoy: «El referendo es una quimera imposible»