Iglesias insta a protestar en las calles porque «va a haber presos políticos»

Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, a Rajoy: «Saque sus sucias manos de las instituciones catalanas»


Madrid / La Voz

Podemos despejó cualquier mínima duda que todavía podía ofrecer respecto a su posicionamiento en el conflicto catalán. Si desde el estallido de la crisis secesionista había jugado con más o menos éxito la baza de la ambigüedad, aunque siempre alejados de la alianza entre PP, PSOE y Ciudadanos en defensa del orden constitucional, ayer llamó a movilizarse en las calles en protesta por las medidas del Gobierno y en contra de la operación policial que desmanteló el grupo que, en el seno de la Generalitat, organizaba el referendo ilegal del 1 de octubre. «Vamos a una situación en la que en España va a haber presos políticos», dijo Iglesias, quien agregó que «esto no se soluciona con represión». Además, Unidos Podemos abandonó la Comisión de Justicia del Congreso por «el grave ataque a las libertades en Cataluña».

El propio Pablo Iglesias, secretario general de la formación morada, invitó a sus simpatizantes a que acudieran a media tarde a la Puerta del Sol para participar en un acto sin autorización de la delegación del Gobierno convocado por la plataforma madrileños por el derecho a decidir, la misma que convocó la semana pasada un acto a favor del referendo independentista que se iba a celebrar en un local municipal cedido por la corporación de Manuela Carmena pero que fue suspendido por un juez. El secretario general de Podemos no acudió a la protesta, pero sí envió a una nutrida delegación capitaneada por su secretario de organización, Pablo Echenique, y de la que también formaron parte el senador Ramón Espinar y el coordinador federal de Izquierda Unida y compañero de grupo parlamentario, Alberto Garzón, así como algunos de los diputados gallegos de En Marea. Junto a los representantes de Podemos y sus confluencias estuvieron en esta céntrica plaza de la capital española sus compañeros en el Congreso del PDeCAT y de ERC, las dos formaciones que bajo el nombre de Junts pel Sí y con la inestimable colaboración de la CUP, impulsaron el referendo.

Muchos de estos políticos independentistas abandonaron por la mañana abandonaron el pleno del Congreso en protesta por la operación judicial en Cataluña. Los primeros en ausentarse fueron los de Esquerra. Su portavoz adjunto en la Cámara baja, Gabriel Rufián, reconoció que prescindiría de una de sus «irónicas» intervenciones para atacar, dirigiéndose a Rajoy: «Hemos amanecido con la Guardia Civil frente a las casas de nuestros amigos. Usted y sus lacayos en este mismo momento están deteniendo a cargos electos catalanes simplemente por sus ideas y le pido y le exijo que saque sus sucias manos de las instituciones catalanas».

Los diputados de la formación independentista tuvieron la deferencia de esperar a que Rajoy respondiera. «No le voy a explicar lo que es el Estado de Derecho; esta es una operación que se ha hecho por decisión del juez», dijo. Pero acto seguido, mientras desde la bancada de Ciudadanos les decían adiós con la mano, se levantaron y abandonaron el hemiciclo. Lo mismo hicieron unos minutos después los parlamentarios del PDeCAT.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Iglesias insta a protestar en las calles porque «va a haber presos políticos»