El secesionismo consuma su intento de golpe

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Rajoy se mueve ya para que el Constitucional anule la consulta ilegal convocada anoche por el Gobierno catalán e insta a abrir la vía penal por la tramitación de la ley del referendo

07 sep 2017 . Actualizado a las 07:58 h.

El independentismo catalán cruzó ayer la última frontera y consumó su intento de golpe a la Constitución, al Estatuto catalán, al Tribunal Constitucional y al propio Consejo de Garantías Estatutarias de Cataluña al aprobar con los únicos votos de Junts pel Sí y la CUP la ley de referendo en el Parlamento catalán -en contra del criterio del los letrados de la Cámara, que advirtieron a la Mesa de que tramitar esa norma implicaba desobedecer al Constitucional-, y convocar de inmediato, con la firma de todos los consejeros del Gobierno catalán, la ilegal consulta independentista tras una reunión del Ejecutivo autonómico celebrada en la Cámara regional. Frente a ese atropello a la legalidad, el Gobierno puso en marcha la maquinaria jurídica para impedir que el referendo independentista llegue a celebrarse.

Respuesta del Gobierno

Recurso. Como primera medida, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentó a través de la Abogacía del Estado un incidente de ejecución de sentencia ante el Tribunal Constitucional para que ejecute el fallo que emitió en su día contra todas las actuaciones tendentes a facilitar la celebración de la ilegal consulta secesionista y declare «nulos y sin efecto los acuerdos adoptados». El Gobierno reclama además que se actúe penalmente contra la presidenta del Parlamento catalán y expresidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, y contra otros cuatro componentes de la Mesa de la Cámara que votaron a favor de tramitar la ley de referendo sabiendo que era algo expresamente prohibido por el alto tribunal, por la comisión de dos posibles delitos de prevaricación y desobediencia.

Constitucional

Hoy, reunión decisiva. El Tribunal Constitucional deberá resolver hoy todas estas cuestiones en una sesión convocada a partir de las diez de la mañana, dado que suspendió la que celebró ayer sin abordar ningún asunto referente a Cataluña. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, compareció por la mañana en la Moncloa para explicar las iniciativas del Ejecutivo y avanzó que el Consejo de Ministros se reunirá hoy de manera extraordinaria, dado que para presentar el incidente de ejecución de sentencia no era necesario que lo hiciera ayer. Sí será imprescindible que lo haga hoy para actuar contra la aprobación de la ley de referendo y previsiblemente contra la convocatoria de la consulta, que podría generar acciones legales contra Puigdemont y los consejeros que la firman. Algo que requerirá presentar nuevos recursos al Constitucional y un informe previo del Consejo de Estado, que el Gobierno ya solicitó anoche y que se emitirá hoy en tiempo récord. Una vez que cuente con ese preceptivo informe, Rajoy reunirá a sus ministros y presentará los recursos. «Vamos a defender la Constitución, la democracia y las libertades», afirmó Sáenz de Santamaría, que pidió «tranquilidad» a los catalanes frente a lo que consideró una «patada a la democracia y a la decencia política».