Los yihadistas estaban esperando a que secaran los explosivos para volar la Sagrada Familia

La célula de Ripoll tenía todo planificado para atentar contra el gran símbolo de Barcelona


La célula yihadista a la que se atribuyen los atentados de Cataluña estaba esperando a que se secaran los explosivos que tenían preparados para atentar contra monumentos e iglesias, entre ellas la Sagrada Familia, según declaró a los Mossos Mohammed Houli Chemlal, el herido en la explosión de Alcanar.

Según fuentes jurídicas, en la segunda declaración que prestó este detenido ante los Mossos d'Esquadra, que ayer ratificó ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu antes de ingresar en prisión, afirmó que los miembros de la célula le dijeron que los explosivos aún no estaban listos porque se tenían que secar.

Una vez secos, los iban a trasladar a furgonetas para hacerlos luego explotar en varias iglesias y hablaron de la Sagrada Familia como uno más de esos templos, ya que era el monumento más conocido de la capital catalana.

Viaje en Taxi a Ripoll

Por otra parte, Mohammed Aallaa, el detenido por su presunta relación con la célula terrorista al que la Audiencia Nacional ha dejado en libertad provisional, ha regresado a las 06:00 de esta mañana a su domicilio de Ripoll (Girona) en un taxi que le ha fiado la carrera para que la pagara en destino.

Mohammed Aallaa, de 27 años, fue detenido por ser el titular del Audi con el que cinco terroristas intentaron otro atropello masivo en Cambrils, donde acabaron con la vida de una persona antes de ser abatidos.

No obstante, el juez lo ha dejado en libertad provisional al considerar que no son suficientemente sólidos los indicios que lo relacionan con la célula, dado que su único nexo es ser el titular del coche usado por los terroristas, aunque el vehículo era utilizado por su hermano Youssef, uno de los fallecidos en la explosión de Alcanar.

Cinco cuestiones de los atentados en Cataluña que todavía no están cerradas

La Voz

La investigación avanza y cada vez salen a la luz más datos sobre los ataques que golpearon Barcelona y Cambrils, pero todavía restan por resolver algunas incógnitas

La investigación avanza y cada vez salen a la luz más datos sobre los ataques que golpearon Barcelona y Cambrils, pero todavía restan por resolver algunas incógnitas.

Otro cinturón ¿real?

Tanto los terroristas que irrumpieron en la noche del pasado jueves en el paseo marítimo de Cambrils como el autor material del atropello de Las Ramblas, Younes Abouyaaqoub, portaban unos cinturones que simulaban estar cargados de explosivos en el momento en el que fueron abatidos por los Mossos. Finalmente resultaron ser falsos. Los investigadores apuntan a que es una práctica habitual empleada por los yihadistas para evitar ser arrestados, ya que así los agentes no dudarán en apretar el gatillo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los yihadistas estaban esperando a que secaran los explosivos para volar la Sagrada Familia