La extraña peripecia del terrorista que quizás no lo era

Se presenta en comisaría después de que su imagen fuera difundida como principal sospechoso


redacción / la voz

Durante varias horas, Driss Oukabir Soprano, un ciudadano francés de origen magrebí y residente en Ripoll, se convirtió en el hombre más buscado. Los Mossos d’ Esquadra difundieron su nombre y su imagen como el principal sospechoso del espantoso atropello de las Ramblas. La imagen de Driss empezó a correr como la pólvora por todos los medios digitales y las televisiones del mundo, que ponían cara a la barbarie yihadista que conmocionaba de nuevo a Europa.

El impacto fue de tal calibre que incluso Facebook cerró su perfil poco tiempo después, toda vez que muchos usuarios se lanzaron a llenar de insultos y amenazas la página del presunto terrorista. Todos los detalles que pudieron ser difundidos a través del perfil de Oukabir saltaron enseguida a los medios: nacido en Marsella, vecino de Ripoll, aficionado al hip hop, fotos con su perro, en la playa y hasta un apodo: la fouine (la comadreja) que, es también el nombre con el que se conoce a un rapero francés de origen magrebí.

La agencia Efe difundió también que Oukabir había pasado un par de meses en prisión preventiva en la localidad gerundense de Figueres tras haber sido acusado de unos abusos sexuales en el año 2012. Y mientras el perfil del presunto terrorista iba tomando forma y dando la vuelta al mundo, un hombre se presentaba en la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Ripoll. Era el mismísimo Driss Oukabir para decir que él estaba allí (Ripoll se encuentra a 105 kilómetros de Barcelona) y que le habían robado la documentación.

De acuerdo con la información de La Vanguardia, el propio alcalde de Ripoll, Jordi Munell, habría confirmado que Driss Oukabir acudió a la comisaría tras ver su fotografía en televisión y que se trata de una persona bastante conocida en la localidad gerundense, con un censo de unos diez mil habitantes.

¿Quién le robó la documentación? A última hora de la noche de ayer, las especulaciones apuntaban hacia el hermano pequeño de Driss, Moussa Oukabir, de 18 años y residente en Barcelona y que, en esos momentos, no había sido todavía localizado.

La peripecia de los Oukabir responde a la enorme confusión que rodeó las circunstancias del atentado y que hizo circular no pocos bulos relacionados con los autores. Mientras el mayor de los hermanos ya estaba en comisaría, las televisiones seguían difundiendo su foto como la del principal sospechoso de los atentados pese a que era ya físicamente imposible que pudiera haberlos cometido. En cualquier caso, la identidad de los terroristas detenidos y del fallecido, eran, a última hora, un misterio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

La extraña peripecia del terrorista que quizás no lo era