El PSOE descarta por ahora la moción de censura porque «los números no dan»

Niega que el acuerdo con Podemos sea extensible fuera de Castilla-La Mancha


mADRID / cOLPISA

El PSOE mantiene su negativa a presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy, al menos a corto plazo. El secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, dejó claro ayer que el pacto suscrito entre su partido y Podemos en Castilla-La Mancha se circunscribe solo a este territorio, y que ni mucho menos es un primer paso hacia un acuerdo a nivel nacional, por mucho que desde la dirección de ambas formaciones se haya iniciado una etapa de distensión, tras dos años y medio de guerra sin cuartel por la hegemonía de la izquierda.

El jueves, tras la toma de posesión de sus cargos de los dos miembros de Podemos que se han unido al Ejecutivo de Emiliano García-Page, Pablo Echenique valoró que el Gobierno central está en manos de un partido que no solo ha fracasado en su modelo económico, sino que además «hace un uso de instituciones muy poco ético y básicamente para proteger a delincuentes». Y la única manera de poner fin a esta situación antes de las elecciones del 2020, añadió, es una moción de censura.

Si los socialistas dan el paso, Unidos Podemos ya ha avanzado que apoyaría la candidatura de Pedro Sánchez y entraría en un Ejecutivo de coalición. Pero aun así, las dos formaciones de izquierda se quedarían, con 156 diputados, muy lejos de la mayoría absoluta. Para desalojar a Mariano Rajoy de la Moncloa sería necesaria la colaboración de las fuerzas independentistas. Hasta el momento, tanto el PDeCAT como Esquerra han puesto como condición irrenunciable para apoyar un Ejecutivo alternativo al PP el compromiso de la celebración de un referendo pactado. La pasada semana, sin embargo, la antigua Convergència se mostró dispuesta a negociar su apoyo a los socialistas tras la consulta del 1 de octubre. Pero el PSOE no quiere oír hablar de un pacto con los secesionistas, a los que Sánchez ya descartó desde un primer momento durante su intento fallido de alcanzar la Moncloa tras las elecciones de diciembre del 2015.

Aun cuando Pedro Sánchez lograse articular una mayoría en el Congreso, las direcciones de PSOE y Podemos deberían superar las reticencias en sus partidos a un acuerdo de coalición, tal y como han demostrado las críticas surgidas en torno a la entrada de la formación morada en el Ejecutivo manchego.

Entre los socialistas, los afines a Susana Díaz, que cuentan con el respaldo de un 40 % de la militancia, rechazan el acercamiento a Podemos. En la formación morada, el sector anticapitalista también se opone, aunque en su caso el apoyo entre las bases se reduce a poco más del 10 %. Miguel Urbán, uno de los líderes de la corriente más izquierdista de Podemos, sostiene que antes de cerrar una alianza con el PSOE hay que mantener un debate profundo sobre «qué es lo que se quiere hacer sobre qué tipo de pactos, de acuerdos y con qué socios». Y uno de los requisitos previos sería que los socialistas demostraran con hechos y no solo con palabras que ya no son el partido que se abstuvo en la investidura de Mariano Rajoy.

Podemos está lleno de delincuentes, incluidos pederastas, dicen en el PP

El PP ha sido el partido más crítico con la entrada de Podemos en el Gobierno castellano-manchego, hasta el punto de que la presidenta del grupo parlamentaria, Ana Guarinos, llegó a decir que «Podemos es una formación política que está llena de personas que han delinquido en este país, desde pederastas a cualquier otro tipo de personas». Además de reprobar estas declaraciones, Podemos respondió que «las mentiras de Guarinos demuestran su falta de ética; o se retracta o nos veremos en los juzgados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PSOE descarta por ahora la moción de censura porque «los números no dan»