Susana Díaz no encuentra aliados para su última batalla contra Sánchez

paula de las heras MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Julio Muñoz | EFE

Los barones dejan sola a la andaluza en su rechazo a la apuesta por la plurinacionalidad

07 ago 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Susana Díaz no encuentra aliados en otras federaciones para su última cruzada contra Pedro Sánchez, al menos, de momento. Una semana después de su desafío al reelegido secretario general del partido, durante la clausura del congreso del PSOE andaluz, ni uno de los barones que la apoyaron en la batalla por el liderazgo de la formación ha dado un paso al frente para secundar sus suspicacias frente a la apuesta de la dirección federal por una reforma constitucional que reconozca el carácter plurinacional del Estado. Al contrario.

En Ferraz ya se vanagloriaban de ello el lunes. «Está sola», decían. Algunos habían advertido a Sánchez de que la líder de la federación más poderosa del partido no perdería la ocasión de lanzarle un dardo. «Prepárate para la coz», le dijeron. Y la coz llegó. «Solo te pido que no me hagas elegir entre dos lealtades porque soy la presidenta de todos los andaluces», espetó la baronesa.

Sánchez optó por hacerse el sueco y, al día siguiente, los suyos aplicaron eso de no hay mejor desprecio que no dar aprecio. La vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, sí recordó que la apuesta por la plurinacionalidad fue aprobada en el 39.º Congreso Federal y que, por lo tanto, es de obligado cumplimiento para todos. Pero quitó hierro al agravio, defendió que en el PSOE nunca ha habido que elegir entre la lealtad al territorio y al proyecto federal, y brindó colaboración para ganar las próximas elecciones andaluzas.