Eduardo Madina renuncia a su escaño en el Congreso y deja la política

Iniciará una «nueva etapa profesional» que, según avanza «nada tendrá que ver con la actividad política e institucional»


Madrid

El diputado socialista Eduardo Madina, quien se enfrentó a Pedro Sánchez en las primeras primarias del PSOE, ha comunicado hoy al grupo socialista que, a partir del mes de septiembre, dejará su escaño en el Congreso, al tiempo que ha deseado «la mayor de las suertes» al secretario general del PSOE.

En un comunicado, Madina explica que ha trasladado a la portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles, su decisión de iniciar una nueva etapa profesional «que nada tendrá que ver con la actividad política e institucional» y que a partir de septiembre ya no desempeñara su actividad como diputado socialista en el Congreso.

«Deseo la mayor de las suertes tanto a Pedro Sánchez como al PSOE, un partido fundamental en el desarrollo de nuestro país que siempre me tendrá a su disposición», remarca Eduado Madina, que añade que los valores y principios del PSOE seguirán siendo los suyos y continuarán guiando su vida.

En el comunicado, Madina asegura que representar a una parte de la sociedad con su trabajo en el Congreso ha sido «el mayor honor» que le ha concedido el PSOE y todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que confiaron en él.

De la misma manera, destaca que trabajar al lado de sus compañeros del grupo socialista le ha dejado «suficientes muestras de calidad humana, talento y capacidad» como para saber que ha sido un «enorme privilegio» formar parte de un grupo «absolutamente excepcional». «A todos ellos, muchísimas gracias», concluye la nota de despedida.

Pedro Sánchez ha publicado un tuit agradeciéndole el trabajo realizado y deseándole «mucha suerte» en la nueva etapa que emprende.

En principio y salvo que se produzca su renuncia, le sustituirá en el escaño el siguiente en la lista del PSOE por Madrid en las elecciones de junio de 2016, el veterano político socialista José Enrique Serrano, quien fuera jefe de Gabinete del presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

La marcha de Madina se daba por segura desde hace semanas tras la victoria de Pedro Sánchez en las primarias socialistas en las que se impuso por un amplio margen a la presidenta andaluza, Susana Díaz, y el exlendakari Patxi López.

Madina fue uno de los máximos colaboradores de la candidatura de Susana Díaz y, de hecho, fue el encargado de presentar a la presidenta andaluza en su puesta de largo como candidata en un acto en Madrid al que asistieron exsecretarios generales como Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba.

Por encargo de la gestora que asumió el mando del partido tras la marcha de Sánchez en octubre pasado, Madina también fue el coautor de la ponencia marco del 39 Congreso del pasado mes de junio que después fue ampliamente enmendada por la nueva dirección de Pedro Sánchez.

De hecho, Madina renunció a presentar la ponencia en el Congreso, consciente de que ya no contaba con el respaldo de Pedro Sánchez y porque no quería participar de su «demolición» a manos del secretario general.

Eduardo Madina, veneración por el socialismo

P. H. Madrid / Colpisa
.

Su perfil, algo más a la izquierda que los actuales cuadros del PSOE, suscita dudas

Si de Eduardo Madina (Bilbao, 1976) hubiera dependido, probablemente nunca habría ocupado un cargo en el PSOE. El diputado, hoy número dos del Grupo Socialista, siente auténtica veneración por su partido, por su trayectoria, por sus dirigentes históricos y por sus logros. Tanto que, en ocasiones, eso le ha hecho dar un paso atrás, abrumado por lo elevado de la tarea, cuando todos reclamaban que lo diera al frente.

Dijo no a ser secretario de Estado con José Luis Rodríguez Zapatero porque creía que era demasiado joven e inexperto, rechazó aspirar a la secretaría general en el 2012 cuando apenas había un alma en el partido que no le empujara a hacerlo, declinó luego ser portavoz en la Cámara baja, y también descartó ir de número uno en la lista europea. En el último año y medio, Madina ha trabajado intensamente en un proyecto de «transformación histórica», del que aún no se conoce nada, con un equipo del que forman parte, entre otros, el exsecretario general de Presidencia y diplomático Bernardino León, el hombre al que la embajada estadounidense demostró tener en altísima estima al calificarle como chico de oro del Ejecutivo en un informe secreto de 2009.

Seguir leyendo

Votación
12 votos
Comentarios

Eduardo Madina renuncia a su escaño en el Congreso y deja la política