Sánchez insiste en una España nación de naciones porque «el centralismo es pasado»

Condena que los secesionistas sitúen a Cataluña fuera de la ley


barcelona / colpisa

Los socialistas creen que el choque de trenes entre el Gobierno central y el catalán a raíz del proceso soberanista es evitable antes del 1-O. Entienden que hay margen para exponer medidas que reconduzcan la crisis. «Hay quienes creen que hasta el 1 de octubre, como va a haber un choque de trenes, mejor quedarnos parados y no hacer nada. No lo comparto», afirmó Pedro Sánchez en el mitin celebrado ayer en Barcelona para proclamar al líder del PSC, Miquel Iceta, candidato a la Presidencia de la Generalitat.

Los partidos que encabezan Sánchez e Iceta proponen dos tipos de soluciones: las de corto plazo, para evitar que la crisis desemboque en un referendo ilegal el 1 de octubre; y otras a más a largo plazo encaminadas a resolver el problema del encaje de Cataluña dentro de España. En estas últimas, la propuesta estrella es el reconocimiento de Cataluña como nación «cultural» en una España federal y plurinacional. 

Marcar distancias

«La España nación de naciones llegará» porque «el centralismo es pasado y el federalismo es el futuro», aseguró Sánchez. Y avisó: «No hay nada más alejado del sentido común que dejar pudrir los problemas». El secretario general del PSOE trata de marcar distancias respecto al PP en materia territorial sin desmarcarse al mismo tiempo del Gobierno frente al desafío soberanista. Los socialistas no apoyarán una aplicación del artículo 155 de la Constitución que supondría la intervención de la autonomía. Una medida que al Gobierno de Rajoy tampoco le gusta. Prefieren una tercera vía, entre la radicalidad de los independentistas y el inmovilismo del Ejecutivo central, que deja para después del 1 de octubre cualquier inicio de diálogo real para afrontar la crisis. «Después del 1-O no pasará nada si antes abrimos el camino del diálogo. Empecemos a abonar ya», reclamó Sánchez ante dirigentes y militantes del PSC, formación que le apoyó en la carrera a la secretaría general.

Pero Sánchez también reprochó al independentismo un referendo que «sitúa a Cataluña fuera de la legalidad», que «divide» y que discurre por una «vía ilegal, estrecha y unilateral». Los socialistas proponen, entre otras medidas, un nuevo reparto de competencias para fortalecer el autogobierno, mejorar la financiación autonómica y un Senado federal, desarrollar el Estatuto y reconocer la plurinacionalidad lingüística.

Iceta invita a los moderados del PDECat a sumarse al PSC

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se unió a las fuerzas de las oposición catalanas para pedir elecciones inmediatas. Hurgó además en la herida de la crisis del PDECat y llamó a los moderados de ese partido a que se sumen a su proyecto para llegar a la Presidencia de la Generalitat. «Invitamos a todos a que vengan a trabajar con nosotros para construir un nuevo país. Quiero sustituir el actual laberinto por una nueva esperanza. Una esperanza de acuerdo y de cambio», clamó Iceta. Según él, el independentismo lleva a Cataluña al «precipicio».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sánchez insiste en una España nación de naciones porque «el centralismo es pasado»