La reincidencia del violador del ascensor reabre el debate sobre la prisión permanente

Otros tres agresores sexuales en serie salieron con él de la cárcel en el 2013, al ser anulada la aplicación de la doctrina Parot


Redacción / La Voz

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Segovia a Pedro Luis Gallego Fernández, conocido como el violador del ascensor y excarcelado en noviembre de 2013 al anular el tribunal de Estrasburgo la doctrina Parot, como presunto autor de al menos cuatro agresiones sexuales -dos de ellas en grado de tentativa- cometidas en los últimos meses en las inmediaciones del hospital de La Paz, en Madrid.

;
El violador de la Paz era el del ascensor La Policía detuvo a Pedro Luis Gallego que actuó en los alrededores del Hospital la Paz y al que no se le aplicó retroactivamente la doctrina Parot

Gallego, de 59 años de edad, había sido condenado a 273 años de prisión por los asesinatos de la joven Marta Obregón y de Leticia Lebrato, de 17 años.

En aquella época aprovechaba su profesión como mecánico de ascensores para acceder a los portales de sus víctimas, introducirlas en el habitáculo y forzarlas. La mecánica de los crímenes en el entorno del hospital madrileño era distinta. En los cuatro casos de los que se le acusa abordó de noche a las chicas, apuntándoles con una pistola. En dos ocasiones consiguió amordazar a sus víctimas y maniatarlas con bridas para introducirlas en su coche. Desde ahí emprendió viaje hasta Segovia, donde las violó en un piso. Luego hizo el camino inverso y dejó a las jóvenes junto al lugar donde las había raptado.

En el 2012, el Tribunal Supremo acordó que no saliera de la cárcel hasta el año 2022, gracias a la doctrina Parot, por la que al reo no se le aplican los beneficios penitenciarios sobre el máximo de 30 años de cumplimiento, sino sobre el conjunto de la pena.

Sin embargo, Tribunal de Estrasburgo anuló la aplicación de la doctrina Parot por vulnerar el Convenio Europeo de Derechos Humanos, por lo que fueron liberados de inmediato tanto el violador del ascensor como otros condenados a largas penas.

Casos flagrantes

;
Los reincidentes sin la «doctrina Parot» Tres delincuentes han vuelto a delinquir tras salir en libertad en el 2013

Otros tres violadores excarcelados a finales del 2013 han sido detenidos nuevamente por reincidir en sus crímenes. Son el lucense Félix Vidal Anido, el violador del estilete; Pablo García Ribado, el violador del portal, y Antonio García Carbonell. Antes de ser liberados cumplían condenas de 73, 1.721 y 250 años de prisión, respectivamente.

La presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella Ruiz, anunció que se personará como acusación contra Gallego Fernández, y reclamará para el acusado prisión permanente revisable, y la libertad vigilada si obtuviera esa revisión.

Ruiz añadió que pedirá a Pedro Sánchez que retire el recurso de inconstitucionalidad que el PSOE presentó contra la prisión permanente revisable. «La medida es europea, y las víctimas necesitan asegurar que quienes han violado o matado a sus hijas, estén en prisión para no volver a hacerlo», concluyó.

Con ella se mostró de acuerdo el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ayer defendía, en León, la figura de la prisión permanente revisable «para casos tan flagrantes» como el de Pedro Luis Gallego.

El anterior arresto tuvo lugar en A Coruña en 1992, cuando fue a Correos a cobrar un giro

Juan Carlos Martínez

El violador del scensor se había refugiado en la ciudad herculina para huir del operativo policial centrado en Castilla y León

El asesinato en las cercanías de Valladolid de la joven Leticia Lebrato, en 1992, dejó pistas suficientes para que la Policía considerase principal sospechoso al violador del ascensor y, en consecuencia, montase un intenso despliegue.

El hombre cometió su primera agresión sexual a los 19 años, en 1976, pero no ingresó en prisión hasta junio de 1979. Salió de la cárcel y volvió entrar en varias ocasiones tras reincidir en sus delitos hasta noviembre de 1992, cuando fue detenido, juzgado y encarcelado definitivamente.

Esa última detención tuvo lugar en A Coruña, donde se había refugiado para huir del operativo policial centrado en Castilla y León. En julio de aquel mismo año 92 la Guardia Civil y la Policía lograron cercarlo en Medina del Campo, pero consiguió escapar a tiros. Desde entonces las fuerzas de seguridad del Estado recibieron distintos testimonios de personas que declaraban haberlo visto en distintos puntos de España. Pero la pista buena conducía hasta A Coruña.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La reincidencia del violador del ascensor reabre el debate sobre la prisión permanente