Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el mismo sitio y a la misma hora pero sin verse

Los dos candidatos a liderar el PSOE que obtuvieron más avales eligieron Sevilla para uno de sus últimos actos de campaña

Duelo final entre Díaz y Sánchez en Sevilla Sin día de reflexión, los candidatos seguirán mañana en campaña

Susana Díaz y Pedro Sánchez han coincidido esta tarde en Sevilla, como en el estribillo de unas conocidas sevillanas, en el mismo sitio, a orillas del Guadalquivir, y a la misma hora, aunque a una cierta distancia.

En la sevillana de Chiquetete, la cita se produce en la Puerta de Toledo, y el estribillo habla de «celos» y de que «en este mundo se pagan todas las cosas».

Pedro y Susana, aunque a unos dos kilómetros de distancia, concurren en el corazón del socialismo, cosas de la política, a dos días de las votaciones de las primarias en las que los militantes decidirán quién puede atravesar la Puerta de Toledo.

De los cientos de actos que ambos han protagonizado durante esta larga campaña de las primarias, el de este viernes ha concitado casi tanta expectación como el debate del lunes, aunque en esta ocasión no está el tercer candidato en liza, Patxi López, que parece haber optado, como en algunas ferias taurinas, por dejar el cierre en un «mano a mano».

Los dos candidatos que consiguieron más avales están arropados por sendos referentes socialistas: Susana Díaz ha elegido a un histórico, sevillano como ella, el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, aunque no está previsto que intervenga, mientras que Pedro Sánchez está acompañado por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, de origen gaditano.

Pero el espectáculo no ha comenzado exactamente a la misma hora: la candidatura de Díaz convocó a las 7 de la tarde y el acto ha empezado tres cuartos de hora después, mientras que la de Pedro Sánchez citó a los suyos a las 19,30 horas y tampoco arrancó a su hora.

También hay diferencias en el número de «teloneros» participantes en cada acto: Sánchez, además de la alcaldesa de París, comparte cartel con el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, con el sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y con el alcalde de Jun (Granada), José Antonio Rodríguez.

Y Susana Díaz con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas; la presidenta del PSOE andaluz, Micaela Navarro; la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez; y el secretario general de Juventudes Socialistas, Nino Torres.

.

En el Muelle de las Delicias, la presidenta andaluza ha logrado reunir a más de 3.000 personas -según la organización, unas 5.000- y los congregados, en gradas y en sillas delante del escenario, han sido obsequiados a su llegada con gorras de color verde, sombreros de paja, adornadas con una cinta roja, y abanicos rojos para poder soportar el sol y el calor.

En el Muelle de la Sal, el lugar elegido por la candidatura de Pedro Sánchez, la organización dice haber instalado 1.500 sillas y, desde una hora antes, cientos de personas se afanaban por guardar una, a pesar del calor, unos 30 grados, y de que todas ellas están a pleno sol, mientras que muchos asistentes siguen el mitin desde arriba, desde el paseo de Colón o el Puente de Triana.

Sánchez, que ha llegado con media hora de retraso y ha sido recibido con gritos de «Pedro, Pedro» y «No es no», ha elegido para su mitin una de las estampas más típicas de Sevilla, bajo el Puente de Triana, a escasos metros de este conocido barrio, de donde es natural Susana Díaz.

«¿Aquí habla Pedro o Susana?», preguntaba a los periodistas un turista, que se declaraba socialista, mientras sonaba música rockera para amenizar la espera, y en el mitin de Díaz la sintonía repetida es la tradicional del PSOE.

Los asistentes de uno y otro acto ondean banderas del PSOE y del PSOE de Andalucía, con pancartas de apoyo que portan militantes procedentes de distintos municipios.

Quedan poco más de 48 horas para conocer quién dirigirá los destinos del PSOE y si será capaz de recomponer el partido. La suerte está echada.

Votación
2 votos
Comentarios

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el mismo sitio y a la misma hora pero sin verse