Rajoy ofrece la experiencia «de éxito» de España a la Nueva Ruta de la Seda

Efe PEKÍN

ESPAÑA

Rajoy junto a Xi Jinping
Rajoy junto a Xi Jinping ROMAN PILIPEY | EFE

El jefe del Gobierno español conversó con Putin, Erdogan y Macri al inicio del foro

15 may 2017 . Actualizado a las 07:35 h.

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, conversó hoy con los presidentes de Rusia, Vladimir Putin; Turquía, Recep Tayyip Erdogan; y Argentina, Mauricio Macri, antes del inicio de la reunión de líderes del foro sobre la Nueva Ruta de la Seda que se celebra en Pekín.

Mariano Rajoy puso hoy a disposición de los proyectos de conexión de China con otros países de Asia, Europa, África y América Latina, tanto la experiencia «de éxito» de España como la que ha convertido a sus empresas en este sector en un «referente mundial».

Rajoy hizo ese ofrecimiento en su intervención en la reunión de la casi treintena de jefes de Estado y de Gobierno que participan en el foro económico y comercial sobre la Nueva Ruta de la Seda convocado en Pekín por el presidente chino, Xi Jinping.

De los dos paneles organizados en la cumbre de líderes, Rajoy intervino en el desarrollado con el epígrafe «Convergencia de Políticas para una cooperación más estrecha»

Rajoy consideró que la Nueva Ruta de la Seda puede ser un gran instrumento para impulsar la prosperidad a escala transnacional y constituye «una extraordinaria iniciativa para transformar la conectividad entre países de Asia y Europa y facilitar su participación en los flujos del comercio y de inversión mundiales».

En ese contexto, recordó que España ha estado muy vinculada históricamente a la antigua Ruta de la Seda que unía Extremo Oriente con Europa por el Mediterráneo.

«Hoy, la Nueva Ruta de la Seda quiere volver a pasar por el Mediterráneo, y España, por su situación geográfica, quiere de nuevo ofrecerse como uno de sus enlaces en Europa y hacia África y América Latina», resaltó.

Pero, además, precisó que España desea ofrecer la experiencia que cree que le ha permitido pasar en apenas treinta años de ser uno de los territorios con mayor déficit de infraestructuras en Europa a ser uno de los países punteros a nivel mundial.