El diputado clave para los Presupuestos presidirá la comisión que investigará al PP

Enrique Clemente Navarro
Enrique Clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Sergio Barrenechea | efe

Populares y socialistas dan a los canarios las dos nuevas investigaciones parlamentarias

12 may 2017 . Actualizado a las 09:44 h.

Pedro Quevedo se ha convertido en el hombre de moda del Congreso. El voto del diputado de Nueva Canarias, que fue en las listas socialistas en las elecciones generales, será decisivo para aprobar los Presupuestos y, además, presidirá la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP. Otra diputada de las islas, Ana Oramas, de Coalición Canaria, estará al frente de la comisión sobre el rescate bancario. Las dos designaciones fueron el resultado de un pacto in extremis entre los populares y el PSOE, como única salida para desbloquear la situación, una vez que Ciudadanos y Podemos acordasen votarse mutuamente para hacerse con las presidencias.

Quevedo ni siquiera había sido propuesto por el Grupo Mixto y para que pudiera presidir la comisión fue necesario que le dejara el sitio Jordi Xuclá, del PDECat, ya que no era miembro de ella. El diputado catalán era en principio el favorito del PP para encabezarla, pero fue vetado por la oposición, alegando que el representante de un partido que a su vez está siendo investigado por financiación irregular, en el caso del 3 %, no podía presidirla.

Unidos Podemos y Ciudadanos denunciaron la maniobra de los dos partidos para evitar que la presidencia de las comisiones recayera en sus manos. El secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, los acusó de pastelear para controlar unas comisiones que les son incómodas. El partido naranja aspiraba a presidir la comisión sobre las cajas de ahorros, con el argumento de que es el único sin relación con esas entidades financieras. Podemos pretendía la presidencia de la que investigará la caja B del PP. Y pusieron sus nombres sobre la mesa: Ignacio Prendes y Txema Guijarro.

Pero populares y socialistas los vetaron, alegando que las presidencias debían corresponder a grupos minoritarios, y buscaron una salida, tras una intensa jornada parlamentaria, con ocho horas de reuniones, en la que se vivieron escenas de vodevil y broncas. Los socialistas contactaron con Quevedo, que estaba en Canarias, y le propusieron presidir la de financiación del PP.

En todo caso, tras el acuerdo, se desataron las hostilidades entre PP y PSOE . El portavoz popular, Rafael Hernando, dijo que la comisión de investigación se había creado contra su partido y apeló a los socialistas, Podemos y Ciudadanos para que no se convierta en una «especie de checa contra el PP». La portavoz adjunta socialista, Isabel Rodríguez, exigió que Rajoy, que «tendrá que venir a decir la verdad, esta vez ya no valen plasmas», sea el primero en comparecer.

Coalición Canaria dio su apoyo a los Presupuestos a cambio de una inversión de 1.300 millones de euros en las islas, mientras que Nueva Canarias exige otros 450 para proporcionar al Gobierno el voto número 176 que necesita. Con el acuerdo para que Quevedo presida la comisión, Rajoy hace un nuevo guiño a Quevedo, con quien las conversaciones para que apruebe las cuentas públicas están muy avanzadas, mientras los socialistas colocan a un socio electoral en un puesto clave. Oramas y Quevedo pasarán a cobrar 6.070 euros tras su elección, 1.431 más que ahora.