El diputado canario clave para que se aprueben los Presupuestos exige 450 millones en sus enmiendas

El Ejecutivo niega que el acuerdo sobre el Cupo vasco constituya un agravio para las demás comunidades


madrid / colpisa

El diputado canario Pedro Quevedo, de cuyo voto depende en buena medida el futuro de los Presupuestos, presentó 49 enmiendas a las cuentas públicas que suponen un gasto de 450 millones de euros. La mayor parte de ese dinero, algo más de 300 millones, iría destinado a partidas de infraestructuras, educación y transporte para el archipiélago. El parlamentario de Nueva Canarias reclama, entre otras peticiones, 51 millones para carreteras en las islas e incrementar del 50 al 75 % la bonificación de vuelos internos en el archipiélago, lo que implica un gasto de 40 millones. Pide asimismo 50 millones para el metro de Las Palmas pagaderos en tres anualidades.

El voto de Quevedo puede ser decisivo para romper el empate a 175 que se registró en la votación de las enmiendas a la totalidad. Durante el debate, dejó claras sus condiciones para cambiar el sentido de su voto negativo: «El famoso diputado 176 no es el que le habla, sino usted señor Montoro». El Gobierno está dispuesto a cortejar al diputado de Nueva Canarias, pero «sin perder la cabeza», según fuente cercanas al ministro de Hacienda.

Como Quevedo, el resto de grupos parlamentarios presentaron ayer con el vencimiento del plazo sus paquetes de enmiendas parciales al proyecto presupuestario. El PSOE fue el más prolífico con 1.846; Unidos Podemos explicó que su listado incluye más de 1.600; mientras que Ciudadanos, que amagó con un centenar se quedó en 39 cambios. El PNV, como anunció su portavoz Aitor Estaban, no presentó «bombitas ni sorpresitas» en forma de enmiendas. «Hay que ser serios en la vida», dijo, y «un acuerdo es un acuerdo».

Las propuestas socialistas incluyen desde una reforma fiscal, que permitiría recaudar 1.650 millones de euros adicionales, al ingreso mínimo vital de 426 euros para las familias sin ingresos. La reforma tributaria afectaría a los tramos más altos del IRPF, un impuesto a las grandes fortunas, cambios en el impuesto de sociedades y un plan de lucha contra el fraude.

Podemos busca la devolución de los Presupuestos a través de sus enmiendas y ha planteado cambios totales a 17 secciones del proyecto con la esperanza de que prospere alguna y forzar así el retorno de las cuentas al Gobierno. Entre las medidas concretas plantea una revalorización de las pensiones y el incremento del sueldo de los funcionarios, un aumento del impuesto de patrimonio, y un gravamen a la banca y a las grandes fortunas.

Entre sus 39 enmiendas Ciudadanos incluye la subida de 291 a 582 euros las subvenciones a las familias con ingresos inferiores a 11.500 euros anuales, pero limitado a las que ingresen menos de 7.961 euros.

Frenar las suspicacias

El Gobierno trató ayer de frenar las suspicacias de las comunidades por el acuerdo presupuestario con el PNV y la actualización del Cupo vasco. La oleada de malestar generalizado que el pacto despertó entre los barones del PSOE, pero también del PP, apunta a un «agravio comparativo» que rechazan por completo en la Moncloa. El portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, salió al paso de las críticas con los 5.386 millones de euros adicionales que el proyecto con las cuentas públicas contempla para el resto de territorios y defendió que el consenso con los nacionalistas, lejos de fomentar la desigualdad, «complementa» la distribución de recursos autonómico. «Son los Presupuestos de la cohesión territorial (...), ajustados y positivos», sostuvo Méndez de Vigo tras la reunión semanal del Consejo de Ministros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El diputado canario clave para que se aprueben los Presupuestos exige 450 millones en sus enmiendas