En el ojo del huracán después de una larga lista de polémicas intervenciones

Juan Carlos Martínez REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

Manuel Moix, saluda al presidente de este Tribunal Supremo, Carlos Lesmes (i) durante el acto en el que ha tomado posesión como nuevo fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción
Manuel Moix, saluda al presidente de este Tribunal Supremo, Carlos Lesmes (i) durante el acto en el que ha tomado posesión como nuevo fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción VICTOR LERENA | EFE

El nombramiento de Manuel Moix levantó suspicacias porque  de los siete candidatos era el único sin experiencia en este campo y se había significado como defensor de los populares

29 abr 2017 . Actualizado a las 10:03 h.

Ya antes de que el PSOE y Ciudadanos solicitaran su destitución, el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, se encontraba en el ojo del huracán, acusado de parcialidad a favor del PP. A los críticos ya les resultó sospechoso su nombramiento, en febrero pasado, para el cargo que ahora ocupa, porque de los siete candidatos posibles era el único sin experiencia en este campo y porque se había significado como defensor de los populares en otras iniciativas que tomó como fiscal superior de Madrid, entre los años 2003 y 2015, cuando pasó al Supremo. Estas son algunas de sus actuaciones más controvertidas:

Espionaje en Madrid. En el año 2009 se descubrió que Francisco Granados, entonces consejero de Interior de Madrid, había encargado espiar a sus rivales en el Gobierno autonómico. Moix quiso pasar por alto el caso, y declaró entonces que «la labor de un detective no es delito». Después de ser tres veces archivada y otras tantas reabierta, la causa fue desestimada.

Persecución al 15M. A finales del 2011, en la apertura del año judicial 2012 en Madrid, Moix fue vehemente en su condena a los manifestantes. «Es un delito ocupar ilegalmente una vía pública porque quiero, por mi voluntad […]. Ha habido una tolerancia mal entendida» y una «simpatía hacia el infractor».