¿Por qué Interior condecora a cristos y a vírgenes?

El ministro Zoido sigue la estela de su predecesor, Fernández Díaz, y otorga una medalla a la cofradía del Cristo de la Buena Muerte, patrono de la Legión


Si el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz era asiduo a la condecoración de vírgenes al mérito policial, su sucesor en el cargo, Juan Ignacio Zoido, no parece dispuesto a abandonar la tradición.

El actual ministro acaba de otorgar una medalla -con carácter extraordinario- al Hermano Mayor de la Congregación de Mena, en Málaga, Antonio Jesús González Ramírez, de la cofradía del Cristo de la Buena Muerte. Este Cristo, además, es patrono de la Legión, y tiene un papel protagonista en la Semana Santa malagueña: solo 13 legionarios pueden cargarlo durante la procesión.

Se da la circunstancia de que González Ramírez cedió su puesto en la cofradía a Antonio de la Morena en noviembre, según afirma el mismo medio.

Dicha distinción figura en la última Orden General de la Policía, a la que ha tenido acceso eldiario.es, en la que también constan cinco más para otros tantos responsables del Centro de Investigación y Seguridad Nacional de México (CISEN).

El mismo diario asegura que la condecoración se otorgó el 17 de marzo, apenas unos días después de que trascendiera que el Tribunal Supremo examinará otra similarla de la medalla de oro que Fernández Díaz concedió en febrero del 2014 a la virgen Nuestra Señora María Santísima del Amor.

Polémica por la medalla a la Virgen del Amor

El Supremo responderá al recurso que las asociaciones Europa Laica y Mhuel interpusieron al fallo de la Audiencia Nacional que avaló la concesión de dicha medalla. Al conocer este último, Fernández Díaz declaró a los medios que «desde el respeto absoluto a la separación de poderes y a la independencia de la Audiencia Nacional como órgano jurisdiccional, nos alegramos profundamente» de dicha decisión.

La distinción, que se concedió con carácter honorífico a la Cofradía de Culto y Procesión de Nuestro Padre Jesús El Rico y María Santísima del Amor, tuvo lugar a propuesta de la Dirección General del Cuerpo de Policía. La orden ministerial destacó entonces que el Cuerpo «mantiene una estrecha colaboración (con la cofradía), principalmente en actos celebrados durante la Semana Santa y con la que comparte una serie de valores como la dedicación, el desvelo, la solidaridad y el sacrificio».

El primer ministro que condecoró a una virgen

La polémica en torno a Fernández Díaz y las distinciones a símbolos religiosos empezó dos años antes: el mismo día que se aprobaron los Presupuestos Generales del Estado del 2013 se procedió también a la aprobación de un Real Decreto por el que se le concedió la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar, ya que es patrona de la Benemérita.

Era la primera vez que un ministro condecoraba a una imagen de ese tipo, una decisión muy criticada, pero que se repitió hasta en dos ocasiones durante el tiempo que Fernández Díaz, miembro del Opus Dei, ocupó la dirección de la cartera ministerial.

Las críticas hacia el entonces ministro tuvieron su punto álgido cuando, en el 2014, Fernández Díaz afirmó que Santa Teresa era «intercesora» para España en los «tiempos recios» por los que atravesaba el país.

La tercera y última vez que Interior procedió a condecorar a una virgen fue en el 2015. Haciendo caso omiso de las polémicas anteriores -y cuando la justicia todavía no había decidido si es legal o no premiar a las imágenes religiosas-, Fernández Díaz impuso la Cruz de Plata de la Guardia Civil a la Santísima Virgen de los Dolores de la localidad malagueña de Archidona, una distinción que no conlleva dotación económica.

En esa ocasión, sin embargo, el documento de Interior no especificaba el «mérito» de dicha virgen para justificar la concesión de la medalla. Aunque, según explicó Diario Sur, el vínculo entre la Benemérita y la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y María Santísima de los Dolores de Archidona responde a una relación de «hermanamiento» desde hace más de seis décadas.

A la espera del fallo del Supremo

Con la nueva distinción de Interior concedida a una imagen religiosa, Juan Ignacio Zoido parece dispuesto a seguir la estela de su predecesor, esta vez con el aval de la Audiencia Nacional -a falta de lo que dictamine el Supremo-.

Los tres jueces fallaron en noviembre del 2015 que la entrega de la condecoración a la virgen del Amor se hizo «como imagen» y «símbolo representativo» de la cofradía y entienden que es esta última «la destinataria de la distinción».

Los magistrados tampoco vieron irracionalidad o arbitrariedad por parte de la administración al tratarse de una función de «recompensa frente acciones dignas de emulación, acciones no determinables de forma apriorística», por lo que determinaron que «no es, en principio, revisable el ejercicio de tal potestad, salvo que se vulneren algunos de los elementos fiscalizables en toda potestad discrecional».

No es la primera vez que Zoido homenajea a una imagen religiosa. En el 2012, cuando era alcalde de Sevilla, cambió el nombre de la calle Pilar Bardem por Nuestra Señora de las Mercedes, titular de la cofradía del barrio, a petición de los vecinos. Durante el acto de rotulación de la misma, el actual ministro del Interior aseguró que se cumplía «un sueño de varias generaciones que demostraron su amor a la Hermandad de Santa Genoveva».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

¿Por qué Interior condecora a cristos y a vírgenes?