Barones del PSOE plantean las primarias como un plebiscito sobre sí mismos

paula de las heras MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Benito Ordoñez

Díaz-Page y Lombán insinúan en el Comité Federal del PSOE que darán un paso atrás si se produce la victoria de Pedro Sánchez

02 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El 21 de mayo los militantes del PSOE no solo elegirán entre Susana Díaz, Pedro Sánchez o Patxi López; en ciertos casos lo harán también sobre el liderazgo en sus propios territorios. O eso quieren hacer llegar ahora a los militantes algunos presidentes autonómicos afines a la dirigente andaluza, en un intento de allanarle el camino. El más claro fue ayer el castellano-manchego Emiliano García-Page. Antes de entrar en Ferraz para participar en el comité federal que aprobó el calendario del 39 congreso y las primarias, dejó caer que si gana Pedro Sánchez él dará un paso atrás. Es decir, planteó la batalla nacional en su región como un plebiscito sobre sí mismo.

En el entorno del gobernante matizan que agotaría en todo caso su mandato al frente de la junta de comunidades de Castilla- La Mancha para no comprometer a la institución, pero no garantizan que vuelva a presentarse. «Estas primarias van a determinar la perspectiva y la agenda personal de muchos, también de la mía. Por tanto -dijo- pospongo cualquiera decisión sobre qué hacer en los próximos años, a lo que pase».

En una línea similar, el aragonés Javier Lambán aseguró que se plantea su futuro personal «en relación con el futuro del PSOE en España». Los sanchistas reprocharon en público tanto «dramatismo». En privado, no obstante, admiten que entienden el movimiento. «Susana produce mucho rechazo y entre los segundos niveles algunos (en el caso de Page, la alcaldesa de Toledo, por ejemplo) ya han dicho que apoyarán a su secretario general en el congreso regional posterior al federal pero no votarán por ella en las primarias». Eso es, dicen, lo que se pretende contrarrestar ahora.