Peligro de escisión en Podem, que desoye a Iglesias y se aleja del partido de Colau

El nuevo partido verá la luz como una fusión de Barcelona en Comú, Iniciativa per Catalunya y Equo


barcelona / colpisa

Podem, la marca catalana de Podemos o al menos una parte significativa, no participará en la confluencia de izquierdas que abandera la alcaldesa Ada Colau y Xavier Domènech, y que nacerá el 8 de abril. El nuevo partido verá la luz como una fusión de Barcelona en Comú, Iniciativa per Catalunya y Equo. Quien se quedará fuera de la terna será Podem, a pesar de la opinión de Pablo Iglesias, quien ayer presionó sin éxito para que el partido siga negociando.

Una semana después de haber suscrito un acuerdo para participar en la asamblea fundacional del nuevo partido, el secretario general de Podem, Albano Dante Fachín, ratificó ayer que se desmarca del proyecto. La explicación que dio fue que no se cumplen las condiciones que habían pactado. En el fondo subyace un lucha de poder por los cargos directivos, entre los dirigentes y la gestión errática de Fachín, enfrentado ahora a Domènech, verdadero líder de En Comú y aliado de Iglesias. Comunes y podemitas acordaron el sistema de votación para elegir los cargos del nuevo partido y se repartieron los más relevantes: 24 para En Comú y ocho para Podem. Todos deben pasar por unas primarias internas, cuya votación empieza el 1 de abril. Fachín, en cambio, censuró a sus ya exsocios el proceso y acusó a las fuerzas de la confluencia de preparar una ejecutiva por aclamación. 

Decepcionado

«Espero que las fuerzas políticas del cambio se vuelven a sentar y traten de buscar un acuerdo porque estábamos hablando de algo enormemente importante no solo para Cataluña, sino también para España», afirmó Iglesias «enormemente decepcionado» por la situación. Fachín replicó que su decisión es irrevocable.

El líder morado se enfrenta, por tanto, a la rebelión de Podemos en Cataluña, poco después de la batalla de Vistalegre 2, que se saldó con la derrota del errejonismo. Fachín está más en la órbita anticapitalista y desde que fue elegido en junio del año pasado reivindicó la autonomía para su partido respecto a las injerencias de la dirección nacional. El culebrón puede convertirse en divorcio en Podem porque aunque el sector oficial no participe en la confluencia, sí lo hará la diputada autonómica y miembro del consejo ciudadano nacional, Jessica Albiach, errejonista, y enfrentada a Fachín. Asimismo, Vicenç Navarro, también de la dirección estatal y de la lista de Iglesias, opta a la dirección en el grupo de Domènech.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Peligro de escisión en Podem, que desoye a Iglesias y se aleja del partido de Colau