El PSOE fuerza a C's a elegir en Murcia: o un socialista o Pedro Antonio Sánchez

Presenta una moción de censura que la formación naranja asegura que no apoyará

Pedro Antonio Sánchez, en una imagen de archivo
Pedro Antonio Sánchez, en una imagen de archivo

Murcia

El PSOE movió finalmente ficha y presentó este viernes una moción de censura contra Pedro Antonio Sánchez, investigado por el caso Auditorio. De esta forma, se adelanta a Ciudadanos, al que fuerza a decidir si la apoya, con lo que caería el presidente murciano, o no lo hace, lo que significaría su continuidad al frente del Gobierno regional. La formación naranja tenía preparada otra moción de censura meramente instrumental que desembocaría en la convocatoria de elecciones anticipadas. Sin embargo, la iniciativa legislativa de los socialistas tiene como objetivo formar un gobierno presidido por su líder, Rafael González Tovar, hasta el 2019, fecha en la que tendrán que celebrarse nuevos comicios.

Ciudadanos insiste en su tesis y no está dispuesto a apoyar la moción socialista si no es para celebrar nuevas elecciones. Su secretario general, José Manuel Villegas, aseguró que la posición de su partido sigue siendo «dar voz a los murcianos» si el presidente popular no dimite antes del lunes 27, fecha límite que le han dado para renunciar. 

Dar voz a los murcianos

«La mejor forma de no equivocarse es que decidan los murcianos», afirmó Albert Rivera. «PP prefiere proteger al imputado Sánchez y PSOE quiere pillar sillas. Espero que estén a la altura y permitan que voten los murcianos», escribió el líder de Ciudadanos en su cuenta de Twitter. «El PSOE no puede pretender quitar el sillón al presidente para cogerlo como sea», señaló el portavoz regional, Miguel Sánchez. Ciudadanos necesita tres votos más de los que tiene para impulsar su propia moción de censura, pero ni el PSOE ni Podemos están dispuestos a prestárselos.

González Tovar cuenta con el apoyo de Podemos, pero no es suficiente. Su secretario general, Óscar Urralburu, puso la pelota en el tejado de Ciudadanos al resaltar que «tiene la oportunidad ahora de demostrar si ha venido a regenerar la política o a ser la muleta del PP, y sigue apoyando la corrupción». Según Urralburu, esta moción es «la prueba de fuego de Albert Rivera».

Esperar a la decisión judicial

El PSOE considera en su moción que Sánchez, con su negativa a dimitir tras su imputación, «desprecia a las instituciones democráticas» y emprende «una huida hacia adelante para no asumir ninguna responsabilidad política» por los hechos por los que está siendo investigado. El texto de la iniciativa recuerda que el presidente regional está siendo investigado por prevaricación continuada, fraude contra la Administración Pública, falsedad en documento oficial y malversación.

«Hay que actuar con cautela, con prudencia, y dejar la precipitación y las prisas fuera del debate», afirmó el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. «Creo que lo que tenemos que hacer todos es esperar a ver cuál es la decisión del Tribunal Superior de Justicia. La presunción de inocencia y los antecedentes abonan esta teoría», subrayó. En la misma línea se pronunció la portavoz del Gobierno de Murcia, Noelia Arroyo, quien señaló que Ciudadanos tiene que elegir entre hacer presidente al socialista González Tovar y formar parte de un «tripartito» junto a Podemos o esperar a que la Justicia resuelva el caso Auditorio.

El expresidente Garre deja el PP acusando a Rajoy de inacción contra la corrupción

El expresidente Alberto Garre, quien gobernó Murcia entre abril del 2014 y junio del 2015, solicitó el jueves su baja de la formación a través de una dura carta dirigida a Mariano Rajoy, en la que le acusa de «inacción ante la corrupción». Garre, quien ya había pedido públicamente la dimisión de su sucesor, Pedro Antonio Sánchez, acusa al PP de «despreciar la ejemplaridad exigible a los políticos y la asunción de responsabilidad política» que, según dice, defendieron durante muchos años. Admite que la responsabilidad judicial la decide el juez, pero añade: «Políticamente, quien ha negado hasta tres veces, por lo dicho, escrito y votado en sede parlamentaria, que renunciaría al cargo si era imputado [investigado], y no lo cumple, merece el reproche de cualquier partido democrático», afirma. «Faltar a la palabra dada no sé si es corrupción política, pero, desde luego, corrompe cualquier relación humana, también la política», añade. Garre critica que, pese a estar investigado, Sánchez haya vuelto a ser elegido presidente del PP regional -«hasta aquí hemos llegado», dice-. Y, en alusión al congreso nacional del partido, afirma que el PP ha «sepultado bajo las alfombras de la Caja Mágica madrileña las inmundicias de la corrupción política, apelando a que son cosas del pasado». «De esta inacción ante la corrupción es usted el principal responsable. Y por eso me voy, porque ese clima es irrespirable», espeta a Rajoy. Y le pregunta: « ¿Qué más ha de acontecer en el Partido Popular para que aprenda a distinguir entre responsabilidad política y penal?

La acusación particular recusa al juez por supuesta parcialidad

El caso Auditorio ofreció ayer una nueva sorpresa. En esta ocasión, el protagonista es el juez instructor, Julián Pérez-Templado. La causa es una fotografía en la que se puede ver al magistrado junto al exconcejal y ahora vocal de la dirección regional del PP, Cosme Ruiz (junto a otra persona no identificada), tomando unas cervezas en un bar de la capital murciana. La imagen se tomó el pasado 7 de marzo, al día siguiente de que el presidente Pedro Antonio Sánchez hubiera prestado declaración en el citado procedimiento.

Las consecuencias de la publicación de esta imagen no se han hecho esperar. Marcos Sánchez Adsuar, abogado que ejerce la acusación particular en representación de un exconcejal socialista de Puerto Lumbreras, municipio de donde fue alcalde Sánchez, ya ha recusado a Pérez-Templado. Era un paso que el juez conocía de antemano. El letrado le había presentado un escrito hace días en el que le reclamaba que se abstuviera de seguir instruyendo esa causa, pero Pérez-Templado ni siquiera le respondió, y el abogado, con nuevas razones sobrevenidas que esgrimir, oficializó ayer el incidente de recusación ante la Sala de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Murcia.

Una de las circunstancias a las que más trascendencia concede para tratar de demostrar una supuesta «pérdida de la imparcialidad» en el juez es la fotografía desvelada por el diario La Verdad. Afirma Sánchez Adsuar que «no se trata de poner en duda la rectitud personal de los jueces», pero sí de destacar «la importancia que en esta materia tienen las apariencias, pues va en ello la confianza que la Justicia debe inspirar en los ciudadanos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El PSOE fuerza a C's a elegir en Murcia: o un socialista o Pedro Antonio Sánchez