El Gobierno culpa del caos en carreteras y trenes a un temporal de nieve «excepcional e histórico»

No está dispuesto a reconocer ni fallos ni imprevisión en los dispositivos de Fomento e Interior para afrontar la situación meteorológica


madrid / colpisa

El Gobierno, por el momento, no está dispuesto a reconocer ni fallos ni imprevisión en los dispositivos de Fomento e Interior para afrontar el temporal de nieve que en los últimos días ha dejado atrapadas a miles de personas en las carreteras, autovías y trenes del este peninsular, en especial en la Comunidad Valenciana y en Albacete y Cuenca. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, pidió «disculpas» en nombre del Gobierno «a todas las personas afectadas», pero se negó a admitir errores, dando a entender que era casi imposible evitar el caos ante un temporal «absolutamente excepcional e histórico», al que, además en el caso de la vía más afectada, la autovía A-3 que une Valencia con Madrid, se sumó la fatalidad de la caída de postes de electricidad y accidentes de tráfico.

De la Serna no llegó al extremo del exvicepresidente Francisco Álvarez-Cascos, quien durante el temporal de diciembre de 1997 culpó, en parte, a los conductores del caos. Pero sí recordó que la ciudadanía sabía lo que se avecinaba, porque «fue avisada desde el 15 de enero», señaló el ministro, e insistió en que Aemet ya había advertido de la «especial incidencia de tormentas de nieve en Levante». Protección Civil y la DGT, por su lado, también habían pedido que se evitara el «uso de la carretera» en esas zonas.

Fue la asociación de Guardias Civiles valenciana (AUGC) la que criticó la «falta de previsión» y de medios, así como la «nefasta gestión» de la Delegación del Gobierno. Citan como ejemplo que la prisión de Villena, en Alicante, quedó incomunicada sin posibilidades de relevo del personal. La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, señaló, por su parte, que la Generalitat puso a disposición del Gobierno «desde el minuto cero» todos sus efectivos y no fue hasta la noche del jueves «cuando se aceptó la oferta».

«Mejorar»

De la Serna insistió en parapetarse tras cierto fatalismo ante un temporal «excepcional por extensión, volumen y la intensidad de la nevada». La tormenta afectó a un vasto territorio «donde no suelen producirse esas nevadas», dijo. El Ejecutivo, sin querer entrar en ningún momento en el debate sobre la imprevisión, se esmeró en detallar que sí activó a tiempo el protocolo de viabilidad invernal y que todos los efectivos estaban en las carreteras. Según Fomento, han circulado 1.359 máquinas quitanieves.

El ministro anunció que él mismo y el titular de Interior pedirán su comparecencia en el Congreso para explicar su gestión durante este temporal, aunque ya la han reclamado PSOE y Compromís. Y avanzó algunos datos sobre el alcance del caos del jueves y ayer: fueron 4.774 los viajeros de AVE, larga y media distancia que se vieron afectados por la suspensión o alteración de horarios de 27 trenes. En Alicante, en la A-31 en Villena, el corte del tráfico atrapó a 1.200 coches. Y en la A-3 más de 2.000 personas estuvieron 15 horas bloqueadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Gobierno culpa del caos en carreteras y trenes a un temporal de nieve «excepcional e histórico»