Las fotografías muestran a los padres de Nadia manteniendo relaciones sexuales de forma explícita delante de la menor

En otras imágenes halladas por los Mossos aparece la menor desnuda con «poses de evidente contenido sexual», como explícitos cruces de piernas o exhibición de genitales, según recoge el auto del juez

El juez del caso Nadia aprecia indicios de explotación sexual En las fotografías encontradas en el coche del padre aparece la niña en poses con evidente contenido sexual. Los abogados de la familia defienden que eran para hacer un seguimiento de la enfermedad
R. R. García
Redacción

El auto del juez del juzgado que lleva el caso Nadia recoge que los Mossos hallaron dos tipos de fotos de «contenido sexual» en diferentes terminales informáticos (USB) localizados en el vehículo del padre de la menor, Fernando Blanco.

Por un lado, en una parte de las imágenes aparecen los padres de Nadia «manteniendo relaciones sexuales, de forma explícita en la cama, mientras en la parte inferior de algunas de las fotografías se pueden apreciar unos pies pequeños, los cuales por la edad y tamaño» podría corresponder a su hija.

En la imágenes visionadas por los investigadores, dice el magistrado, «se puede observar sin lugar a dudas, una menor de edad, se encuentra presenciando relaciones íntimas, de un carácter sexual explícito». El instructor no halla una «explicación razonable a las mismas, tanto por su evidencia como por la edad de la menor». Dice el juez en su auto que «la menor, a pesar de la enfermedad que padecía, necesariamente debía entender la significación de los actos que sus progenitores realizaban no solo en su presencia, sino en la misma cama en la que ella se hallaba».

Estos hechos, dice el juez, podrían ser «constitutivos de un delito de exhibicionismo o provocación sexual».

El segundo grupo de fotografías son aquellas en las que aparece la menor, Nadia, «desnuda, posando con un innegable contenido sexual». Las poses de la niña tienen un «evidente carácter sexual, con la mano en sus genitales, explícitos cruces de piernas o exhibición de los genitales». El juez tampoco encuentra explicación a estas imágenes que, dice, «no pueden encuadrarse en las inocentes fotografías que cualquier padre podría tener de su hijo a edades muy tempranas».

Este segundo grupo de imágenes, dice el magistrado en el auto, podrían ser «constitutivas de un delito de explotación sexual, agravado por cuando la menor no ha alcanzado los 16 años de edad, y a su vez, el autor sería su padre».  

El magistrado ve «constancia y evidencia de claros indicios objetivados de la participación de la persona investigada -Fernando Blanco- en la comisión de los referidos delitos de provocación sexual y explotación sexual».

El juez del juzgado de instrucción número 1 de La Seu d'Urgell ha citado el próximo viernes a los padres de Nadia para prestar declaración en calidad de investigados -antes imputados- por estos nuevos hechos. La madre, Margarita Grau Ramis comparecerá ante el magistrado a las diez de la mañana y Fernando Blanco lo hará a las once. El padre de la menor permanece ingresado en la cárcel. 

Hoy se ha conocido que la Audiencia de Lleida ha acordado mantener en prisión provisional a Fernando Blanco ante el riesgo de fuga, que el tribunal cree que puede incrementarse por la gravedad de las penas que afronta por la supuesta estafa con las donaciones para el tratamiento de la menor, informa Efe.

En un auto fechado el pasado lunes, 9 de enero, la Audiencia avala la decisión del juez de instrucción de enviar a Blanco a prisión, aunque no entra a valorar los nuevos delitos de explotación sexual por los que se investiga a la pareja, dado que la causa no contaba aún con el informe que los Mossos d'Esquadra remitieron ayer al juzgado tras hallar fotografías de contenido sexual de la menor en archivos informáticos de sus padres. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

Las fotografías muestran a los padres de Nadia manteniendo relaciones sexuales de forma explícita delante de la menor