Jarro de agua fría para el secesionismo al renunciar Puigdemont a la reelección

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

MARTA PÉREZ | Efe

Resiste las presiones de su partido y anuncia que el próximo año no será presidente

06 ene 2017 . Actualizado a las 10:21 h.

La nueva sede barcelonesa del PDeCAT recibió ayer carbón por adelantado. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó de manera clara que el año que viene no será presidente y que, por tanto, mantiene su intención de no liderar las listas de la antigua Convergència en los próximos comicios catalanes. Un jarro de agua fría para los sectores de la formación nacionalista que llevan semanas presionando al jefe del Ejecutivo catalán para que deje de deshojar la margarita y se postule como futuro presidenciable. «Hace un año no sabía que sería presidente, pero puedo asegurar que el año que viene no lo seré», aseguró. Respuesta directa a la dirección de su partido, que quiere empezar a engrasar la maquinaria electoral a un año vista porque no quiere sorpresas, como la que podría dar la CUP si tumba los presupuestos el mes que viene y obliga a Puigdemont a convocar elecciones.

El escenario cogería a los exconvergentes sin líder y en el peor momento de su historia, con las encuestas muy desfavorables y el juicio del caso Palau (empieza en junio) abriendo informativos, de ahí las interpelaciones internas al presidente de la Generalitat, que es a día de hoy el principal activo del PDeCAT, al menos el que tiene mayor presencia mediática. Sin embargo, el presidente catalán, que lleva casi un año en el cargo y al que accedió casi de rebote después de que Artur Mas tuviera que renunciar por las exigencias de la CUP, siempre ha mantenido que se le encargó una tarea de 18 meses, para llevar a Cataluña a las puertas de la independencia. «La legislatura acabará en verano y haremos elecciones constituyentes seis meses después del referendo», previsto para septiembre, dijo en la cadena Ser. «No tengo vocación de ser presidente de la Generalitat, lo he dicho muchas veces; mi encargo es este período y se acaba aquí, y lo que venga después será una etapa nueva que pedirá nuevas herramientas y nuevos liderazgos», remató.

Que Puigdemont no tiene intención de presentarse como cabeza de lista de la formación nacionalista a las próximas elecciones catalanas es casi un secreto a voces, lo novedoso de las declaraciones del presidente de la Generalitat en plena vigilia del día de Reyes fue el contexto, en plena ofensiva de los suyos que le piden que se defina.