Francisco Granados niega tener dinero oculto

EFE

ESPAÑA

Ballesteros | EFE

El exconsejero madrileño del PP asegura que el millón de euros del altillo proviene de su época en la banca y acusa a su socio David Marjaliza de mentir

21 dic 2016 . Actualizado a las 20:18 h.

El exconsejero madrileño y exdirigente del PP Francisco Granados ha negado este miércoles ante el juez tener patrimonio oculto, pero no ha esclarecido ni ha «tirado de la manta» acerca de la red de corrupción de la que se le considera cabecilla y que operó en varios municipios de la Comunidad de Madrid, la trama Púnica.

Durante tres horas ha comparecido el exalcalde de Valdemoro (Madrid) ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco para esclarecer las sospechas sobre el «elevadísimo patrimonio» que, según el magistrado, puede tener oculto, razón que motivó que se le prorrogase dos años más la prisión preventiva.

Patrimonio que ha negado rotundamente tener, según han informado fuentes jurídicas, y del que solo ha reconocido el millón de euros que se encontró en el altillo de la casa de sus suegros y que, según Granados, proviene del dinero ahorrado en la época en que trabajaba en Société Générale, previa a los hechos que se investigan.

Granados colocó el millón de euros en el altillo «por su cuenta y riesgo» y porque tenía que «dejarlo en algún lado» al encontrarse haciendo una mudanza y no lo declaró nunca ante el juez porque nadie le preguntó acerca de él, según ha recalcado su abogado.

No ha aportado luz, sin embargo, acerca de su supuesta participación en la trama en Púnica, de la que se le considera número 1, por lo que previsiblemente continuará en prisión acusado de blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, tráfico de influencias, cohecho, malversación, prevaricación y fraude

Lo que sí ha hecho es desvincularse de su socio David Marjaliza, a quien ha acusado de mentir en su declaración de trece horas ante el juez en verano del 2015 y de decir cosas que están «muy lejos de la realidad».

En su declaración, Marjaliza desveló al magistrado el funcionamiento de una red corrupta de comisiones a cambio de adjudicaciones que incluía pagos a alcaldes y financiación de campañas electorales en decenas de municipios de Madrid.

Una trama de la que formaba parte Granados, a quien acusó de lucrarse y de ser el ideólogo de operaciones inmobiliarias que su empresa desarrolló en Valdemoro, localidad de la que era alcalde.