Los padres de Nadia gastaron 600.000 euros de donativos sin tratar a la niña

En el registro del domicilio familiar se encontraron 1.845 euros en efectivo y 32 relojes valorados en 50.000 euros

Los padres de Nadia, en el juzgado Declaran por presunta estafa con el dinero recaudado para curar a su hija

BARCELONA

Los padres de Nadia, la niña de once años afectada de una enfermedad rara, han gastado unos 600.000 euros de los 918.000 recogidos a través de donativos desde el 2008 para intervenciones médicas de envergadura para su hija, que finalmente no se llegaron a hacer, según los Mossos d'Esquadra.

En un comunicado, la policía catalana ha desvelado que el pasado miércoles detuvieron a Fernando Blanco, el padre de la niña, después de que huyera de un control policial que se había activado ante un eventual riesgo de fuga, al trascender que les investigaban por supuesta estafa en su campaña de recogida de donativos.

Blanco, que cuando fue detenido llevaba una pistola de fogueo y cartuchos de rifle, ha comparecido hoy durante unas dos horas como investigado ante el titular del juzgado de instrucción número 1 de La Seu d'Urgell (Lleida), que por la tarde tomará declaración a la madre de la menor, Marga Grau, también imputada, antes de resolver sobre la situación de ambos, según fuentes judiciales.

Desde que en el 2008 los padres iniciaron una campaña para lograr donativos para el tratamiento médico de su hija, la familia había logrado reunir 918.000 euros en donaciones que se tenían que destinar a intervenciones médicas de envergadura que, finalmente, no se habrían llevado a cabo, según los Mossos.

De esta cantidad, según un informe que los Mossos d'Esquadra han entregado al juez, los padres han gastado cerca de 600.000 euros en fines distintos a los donativos, según se desprende de sus movimientos bancarios, con una gran cantidad de reintegros y gastos que no tienen ninguna relación con el tratamiento médico de la menor.

Como ejemplo, la asociación creada para recaudar fondos para la menor pagaba el alquiler de la casa donde residía la familia, en Fígols i Organyà (Lleida), con un coste anual de 9.800 euros, y también había hecho un pago a una empresa de automoción por valor de 24.500 euros, entre otros.

En el registro en el domicilio de la familia los Mossos encontraron el pasado miércoles por la noche 1.845 euros en efectivo, 32 relojes de gama alta valorados en 50.000 euros, una estilográfica, un ordenador, tres tabletas electrónicas y tres teléfonos móviles, todos de gama alta, así como marihuana.

En el momento de su detención, Fernando Blanco, de 52 años de edad y nacionalidad española, llevaba encima 1.450 euros en efectivo, dos relojes y varios dispositivos electrónicos de alta gama, así como una pistola de fogueo y varios cartuchos de rifle.

Blanco ya fue condenado en el año 2000 en Palma a cuatro años y diez meses de cárcel por estafar, mediante la falsificación de documentos, 120.000 euros a las empresas en las que había trabajado.

Pocas horas después de arrestar al padre de Nadia, los Mossos también detuvieron a la madre, Marga Grau, de 44 años y nacionalidad española, cuando se personó a la comisaría de La Seu d'Urgell.

Los Mossos han concluido en su informe entregado al juez que los padres de Nadia serían los supuestos autores de un delito de estafa, ya que así lo acreditaría el estudio de sus movimientos bancarios y el relato de varios testigos.

Por el momento, los Mossos d'Esquadra no han podido determinar el número total de personas afectadas por esta supuesta estafa, pese a que calculan que se trata de un número muy elevado, porque muchas personas hicieron donativos para ayudar al tratamiento de Nadia.

Uno de los momentos en el que los padres de Nadia lograron una suma mayor de donativos se produjo durante un programa televisivo, destinado a recaudar dinero para su cura, ya que entre el 28 de noviembre y el 5 de diciembre pasado lograron unos 300.000 euros.

Una vez que trascendió esta supuesta estafa, el juez bloqueó las cuentas de la pareja, donde ahora disponen de 319.676 euros en depósitos en dos entidades bancarias.

Según los Mossos d'Esquadra, varios pediatras de la comarca leridana del Alt Urgell habían contactado con un centro hospitalario de Barcelona donde tratan este tipo de enfermedades raras, pese a la oposición del padre de la niña, que explicó a los agentes que el tratamiento lo llevaban desde Mallorca -donde habían residido anteriormente- y Houston.

Por su parte, el pediatra de la niña se interesó por obtener los informes médicos de la menor, sin éxito, según la investigación policial.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), tras comparecer durante dos horas ante el juez, el padre de Nadia permanece en dependencias judiciales, hasta que finalice el interrogatorio de la madre, momento en el que el magistrado resolverá sobre la situación de ambos.

La pareja ha reconocido en los últimos días que han exagerado la situación de la niña, pero ha negado haber estafado con los donativos, como hoy mismo ha insistido su abogado, Alberto Martín, antes de los interrogatorios.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Los padres de Nadia gastaron 600.000 euros de donativos sin tratar a la niña