Iglesias arrincona a los partidarios de Errejón tras la lucha por Madrid

El número dos de Podemos apuesta por alcanzar un acuerdo para salvar los muebles, pero por ahora el líder de la formación morada ha rechazado sus intentos de acercamiento


madrid / colpisa

La victoria de los pablistas en la Comunidad de Madrid ha alterado el delicado juego de equilibrios dentro de Podemos. Tras ganar las primarias en los dos territorios más fuertes del partido, Andalucía y Madrid, Pablo Iglesias se siente invencible ante la asamblea ciudadana estatal que se celebrará a primeros de año. Tan fuerte se considera que ya afirma en público que está «asumido» que continuará al frente del partido o que se siente respaldado hasta «por compañeros que piensan muy diferente» a él. Frente a la seguridad del secretario general, la corriente fiel a  Íñigo Errejón trata de digerir la derrota en unas primarias que en la Comunidad de Madrid se habían preparado durante meses y que de ganarlas le hubiesen brindado una plataforma desde la que medirse de tú a tú con el aparato pablista.

Tras el fracaso, el número dos de Podemos apuesta por alcanzar un acuerdo para salvar los muebles. La intención de Errejón de cara a Vistalegre 2 es firmar primero un pacto sobre los documentos organizativos que servirán de guía a la estrategia de Podemos y acudir después a la asamblea con una lista de consenso. Pero Iglesias ha rechazado por ahora estos intentos de acercamiento, ya sea por el convencimiento de que su control sobre Podemos está garantizado o porque no está dispuesto a renunciar un milímetro a sus renovados bríos radicales. Tras dos años de transversalidad de Errejón, los aliados naturales del secretario general son en este momento los anticapitalistas y el líder de IU, Alberto Garzón. La posición más a la izquierda de ambos hace complicado cualquier encaje con la moderación con la que el secretario político pretende atraer votantes a los que Podemos aún no ha logrado «seducir».

Errejón, sin embargo, se declara «optimista» sobre ese acuerdo y fuentes próximas a él insisten en que el diálogo entre las dos máximas figuras del partido es fluido a pesar del evidente distanciamiento que ha cuajado en los últimos meses. Estas sensaciones positivas contrastan con la actitud del secretario general, que ha dado con la puerta en las narices a su número dos. La última vez, el pasado miércoles. Según señaló Iglesias, «los documentos son algo que no tiene que partir de dos personas, sino que la palabra la tienen que tener todos los inscritos». «A veces -continuó el líder de Podemos- es buena noticia ponerse de acuerdo en los documentos, pero otras puede ser mejor noticia que haya diferentes propuestas». Esta apelación a la militancia refleja a la perfección la confianza de Iglesias en sí mismo y en que Errejón no lo derrotaría en un duelo ante las bases.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Iglesias arrincona a los partidarios de Errejón tras la lucha por Madrid