El presidente deja el congreso en manos de los vicesecretarios

E. C. MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Javier Lizón

La gran incógnita es si Cospedal repetirá como secretaria general

15 nov 2016 . Actualizado a las 08:08 h.

El PP es una balsa de aceite después de que Mariano Rajoy superara la investidura y revalidara su puesto de presidente del Gobierno. Atrás quedan los tiempos en que los críticos asomaban para poner en duda su liderazgo. Ya nadie lo discute. En ese clima, a la vez de euforia y estabilidad, el partido celebrará su congreso entre el 10 y 12 de febrero, que reelegirá por aclamación a Rajoy, que no tiene rivales.

La única duda es si la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, repetirá en su cargo de secretaria general, lo que ella misma ha dado por hecho. Algunas fuentes interpretan esa seguridad como que tiene un pacto cerrado con Rajoy dentro del juego de equilibrios con su eterna rival, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Otras fuentes del partido, en cambio, señalan que aún está por decidir y trasladan que su anuncio de que continuará es una forma de presionar. El presidente no se moja y ha dado orden de que no se hable de nombres.

En todo caso, Cospedal no tendrá ningún papel en los preparativos del cónclave, que tenía que haberse celebrado en enero del 2015 y fue pospuesto debido a las citas electorales y al bloqueo político de los últimos meses. Rajoy ha elegido a la veterana Luisa Fernanda Rudi, expresidenta del Congreso y de Aragón, para presidir la comisión organizadora.