Una víctima del pederasta de Ciudad Lineal: «¿Va a volver este señor? Me dijo que iba a volver»

Uno de los agentes de la Operación Candy asegura que se encontró a la menor abrazada a su madre y en estado de shock, «como si hubiera visto al mismísimo diablo»


Una policía nacional que acudió al domicilio de la primera víctima del presunto pederasta de Ciudad Lineal ha dicho que la niña «estaba asustada y muy nerviosa» y que, abrazada a su madre, no paraba de preguntar: «¿va a volver este señor? Me dijo que iba a volver».

Lo ha dicho en la sexta sesión de la vista oral de la Operación Candy, que se ha celebrado este viernes en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid contra Antonio Ángel Ortiz, de 44 años, para quien la Fiscalía pide 77 años de prisión por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro niñas.

Esta agente patrullaba el 24 de septiembre del 2013 en el distrito de San Blas cuando recibió un aviso de un presunto abuso sexual a una menor, por lo que se dirigió al domicilio de la familia, donde dos hombres la habían llevado tras encontrarla «asustada y muy nerviosa» en una gasolinera donde había sido abandonada.

La madre explicó que la niña, de cinco años, había bajado a jugar al parque con unas amigas pero que la veía desde el domicilio hasta que en un momento dado se percató de que la había perdido de vista.

Abrazada todo el tiempo a su madre, la niña explicó a la agente que se había bajado al parque habitual a jugar pero que se fue con sus amigas a otro parque. Allí, un hombre se acercó y tras decirle que era amigo de su madre la convenció para subirse a un coche, que fue donde presuntamente la agredió sexualmente.

«Lo único que explicó del hombre es que era de raza blanca y de complexión muy fuerte pero no supo decir nada más», ha señalado la policía sobre la descripción que ofreció la pequeña, quien también habló de un coche de color gris sin poder dar más detalles. Y no paraba de preguntar siempre lo mismo: «¿Va a volver este señor? Me dijo que iba a volver».

Los agentes aseguran que la menor estaba en estado de shock, como «nunca habían visto». «Estaba como si hubiera visto al mismísimo diablo. Me miro con una cara de terror porque era un hombre», ha indicado el policía. «Vi una mancha y cuando me acerqué vi sangre», ha relatado el agente, quien ha especificado que tras su hallazgo se la llevaron a declarar y se le tomaron muestras. Esta menor sigue en tratamiento psicológico.

La niña ingresó en el Hospital de la Paz, donde estuvo ingresada más de diez días. Esta menor se quedó tras los hechos sin poder articular palabra. Fue la más afectada por la agresión cometida supuestamente por Ortiz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una víctima del pederasta de Ciudad Lineal: «¿Va a volver este señor? Me dijo que iba a volver»