El tribunal descarta investigar si los pagos de Correa eran para financiar al PP

mateo balín MADRID / COLPISA

ESPAÑA

J. J. Guillén | efe

El empresario dice que entraba en la sede de Génova como si fuera de la ejecutiva

18 oct 2016 . Actualizado a las 07:38 h.

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga las actividades de la trama Gürtel desde 1999 hasta el 2005 cerró ayer la puerta a enjuiciar las revelaciones que hizo el pasado viernes Francisco Correa sobre los supuestos pagos de tres constructoras para lograr adjudicaciones de dos ministerios durante el Gobierno de José María Aznar. Unas comisiones del 3 % sobre el total del contrato que, según el cabecilla confeso de la trama, repartía con el extesorero del PP Luis Bárcenas en nombre de la formación.

El presidente de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, el magistrado Ángel Hurtado, rechazó junto a sus dos compañeros del tribunal, Julio de Diego y José Ricardo de Prada, las declaraciones como testigos de los empresarios Florentino Pérez, presidente de ACS, y Juan Miguel Villar Mir, expresidente de OHL, y de los exministros del PP de Fomento Rafael Arias-Salgado, y los de Medio Ambiente Elvira Rodríguez y Jaume Matas. El tribunal justificó su negativa en que la petición realizada por la defensa de Bárcenas para que declaren estas personas era «improcedente e innecesaria». El abogado del extesorero trataba con esta prueba de cotejar las confesiones de Correa y confrontar la implicación directa de su cliente en estos presuntos hechos.

El presidente del tribunal aseguró que las confesiones del cabecilla confeso de Gürtel fueron «genéricas» y recordó que en esta vista oral no se está juzgando la financiación del partido de Mariano Rajoy. «Aquí no estamos enjuiciando al PP»; «Estas personas no pintan nada» en el juicio, zanjó Hurtado, pese a que el PP está sentado en el banquillo como responsable civil por lucrarse de la red con 245.000 euros.