Fernández no ve en la declaración de Correa nada que condicione la investidura de Rajoy

Los partidarios de Pedro Sánchez se unen a Podemos en las criticas por la tibieza de la gestora con la corrupción del PP


Madrid / LA Voz

«No hay nada nuevo que haya escuchado en el proceso y nada nuevo tengo que decir». El presidente de la gestora el PSOE, Javier Fernández, mantiene el rumbo con el que pretende guiar a la nave socialista hacia la abstención, y no aprecia en las acusaciones vertidas desde el banquillo por Francisco Correa ninguna novedad que pueda condicionar la investidura de Rajoy. Fernández es consciente de que los partidarios de Pedro Sánchez tratarán de utilizar este juicio para reforzar la posición de rechazo a dejar gobernar al PP. Y, por ello, insistió en que este proceso solo corrobora algo que «ya se sabía», que es que en el PP había «mucha» corrupción y que esta era «casi de carácter estructural».

Pero el presidente asturiano asume que, cuando el comité federal debata la posición que debe adoptar el partido en la investidura de Rajoy, el caso Gürtel será uno de los argumentos de los partidarios del no. «Cada uno expondrá sus razones, se hará un juicio de los acontecimientos y al final, como órgano colectivo se pronunciará», señaló. En lo que insistió es en que la decisión que se tome en el comité federal, cuya fecha no se fijará finalmente hasta el próximo martes, deberá ser aceptada por todos, respetando la disciplina de voto y acatando la «tradición» de que los diputados socialistas voten en el sentido que determine el Grupo Parlamentario. «Cuando lleguemos a ese momento, y en función de lo que se vaya a votar, que no lo sé, veremos cuál es la decisión de cada cual», añadió, respecto a la indisciplina que anuncian los diputados del PSC.

El PSC ataca a la gestora

Lejos de apaciguar los ánimos, las declaraciones del presidente de la gestora elevaron las críticas de los partidarios de Sánchez, que están convencidos de que detrás de su tibieza frente al juicio del caso Gürtel se esconde un deseo de no complicarse las cosas a sí mismo, porque tiene ya decidido apostar porque el PSOE se abstenga para dejar gobernar a Rajoy. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, elevó la presión sobre la gestora al afirmar que, después de escuchar a Correa, «se hace muy difícil» pensar que el PSOE pudiera facilitar con su abstención el Gobierno de Mariano Rajoy. Y la número dos del PSC y candidata a liderar el partido, Núria Parlon, fue aún más directa en sus ataques a los miembros de la gestora. «Algunas declaraciones deberían medirlas más», señaló.

Pero la presión no es solo interna. Las confesiones de Correa están siendo utilizadas también por Unidos Podemos para atacar al PSOE por facilitar que gobierne un partido al que consideran corrupto. En un artículo titulado Nos gobierna una mafia, el coordinador general de Izquierda Unida y portavoz adjunto de Unidos Podemos, Alberto Garzón, censuró ayer que los socialistas vayan a acabar «blanqueando» a Mariano Rajoy, al que consideró, amparándose en las declaraciones de Francisco Correa, como el jefe de una banda «mafiosa».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Fernández no ve en la declaración de Correa nada que condicione la investidura de Rajoy