Familiares de la niña agredida en un colegio balear dicen que recibía amenazas constantes

Le hermana de la víctima explicó que los menores agresores recibían solamente una «regañina», pero nunca un castigo o una expulsión

.Melisa Suero, hermana de la niña que recibió una paliza de otros menores en Palma.
Melisa Suero, hermana de la niña que recibió una paliza de otros menores en Palma.

Redacción / La Voz

El caso de la niña que tuvo que ser ingresada en un centro hospitalario de Palma tras recibir una brutal paliza a manos de alumnos del colegio donde estudiaba está destapando que las agresiones y los insultos eran frecuentes, ante la aparente pasividad de la dirección del centro público de Son Roca. Así se desprende de las declaraciones realizadas por Melisa Suero, hermana de la joven agredida, que se recupera en su domicilio del desplazamiento de riñón y de los hematomas causados por los agresores. Según Melisa Suero, su madre se quejó a la dirección del centro, tres días antes de que se produjesen los hechos, de los insultos y amenazas que recibía frecuentemente la pequeña y otra hermana de 12 años. «Le llamaban gorda y le pegaban patadas», explicó.

Los menores agresores, inimputables penalmente, recibían una «regañina, pero ni castigo. Tendrían que ser expulsados», se quejó la joven. Narró que su hermana de ocho años fue atacada al finalizar el recreo de la mañana del pasado miércoles, arrojada al suelo y pateada por una docena de chicos de entre 12 y 14 años, después de que ella cogiera el balón con el que jugaban al fútbol porque había sonado el timbre que anunciaba el final de recreo. «Le dijeron que las niñas no pueden jugar al fútbol y que no valen para nada», recordó. Según su relato, la profesora que vigilaba el patio no estaba en ese momento en el lugar, porque estaba buscando a una menor con síndrome de Down. También lamentó que avisaran a la madre de lo ocurrido cuando fue a recogerla, dos horas y media después de ocurrido el suceso, y que la menor no recibió atención médica hasta que la madre la llevó al hospital.

No quieren volver al centro

Ninguna de las dos hermanas que estudiaban en el Colegio Son Roca de Palma quieren volver al centro, según su hermana, preocupada porque si lo harán los agresores.

Más de 3.000 personas ya han firmado en la plataforma hazteoir.org pidiendo la dimisión en bloque de la junta directiva del colegio de Son Roca. «Se evidencia una falta grave de organización de las tareas del profesorado del colegio público durante la actividad del recreo que ha propiciado este acto violento», apuntan los promotores de la campaña, la Asociación Baleares Vida. La Policía Nacional, que lleva varios días vigilando el centro para evitar altercados, informó de que había identificado a seis menores de la docena que intervinieron en la agresión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Familiares de la niña agredida en un colegio balear dicen que recibía amenazas constantes