Sánchez desoye el aviso de Susana Díaz e insiste en el acuerdo con C's y Podemos

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

.Juan Herrero | EFE

Margarita Robles apunta que podría haber Gobierno si Rajoy no es candidato

18 sep 2016 . Actualizado a las 09:01 h.

Pedro Sánchez no se da por aludido. Pese que Susana Díaz le ha advertido de que no se puede gobernar con 85 diputados -el peor resultado de la historia del PSOE- sigue dispuesto a intentarlo. Su apuesta es un pacto a tres, con Podemos y Ciudadanos, que estas dos formaciones consideran imposible porque se declaran incompatibles. Esta vez, según fuentes de la dirección, variará la estrategia que siguió en la anterior legislatura y que acabó en fracaso en la investidura. Ahora tratará primero de lograr el sí de Pablo Iglesias y luego la abstención de Albert Rivera, lo que no quiere decir que vaya a formar un Gobierno de coalición con Podemos, sino en solitario, buscando apoyos en el Congreso para negociar una a una las leyes.

El secretario general del PSOE volvió a apelar ayer en San Sebastián a los dos partidos para que abandonen sus «vetos cruzados», lo que «sería el principio de la regeneración democrática en este país». Aseguró que solo recibe exigencias de sus líderes, ya que mientras Iglesias le pide que hable con los nacionalistas Rivera le insta a que lo haga con Rajoy. «¿Y ellos por qué no se juntan a hablar? ¿Por qué no pueden hablar?», se preguntó.

Además, advirtió a los críticos de que los socialistas no se abstendrán para facilitar el Gobierno al PP. Díaz y otros barones han pedido al presidente del Gobierno en funciones que dé un paso atrás para desbloquear la situación. Ayer mismo la número dos de Sánchez en Madrid y jueza en excedencia, Margarita Robles, se alineó con esa tesis al asegurar que hay más opciones que las de un Gobierno presidido por Rajoy para evitar las terceras elecciones, entre las que citó que no lo encabece el líder del PP.