Duro golpe a la estrategia de Sánchez

La petición de seis años a Griñán da armas al PP y salpica a Susana Díaz en un momento de convulsión en el PSOE


madrid / la voz

La petición de seis años de cárcel para José Antonio Griñán por el caso de los ERE cayó ayer como una bomba en el PSOE cuando tenía a Mariano Rajoy contra la cuerdas por los casos de corrupción. Golpea la estrategia política de Pedro Sánchez, salpica también a Susana Díaz y da armas al PP para contraatacar.

Impacto en el diseño

Un revés para Sánchez y un respiro para el PP. Supone un duro golpe a la estrategia de Sánchez de acorralar a Rajoy por los casos de corrupción que afectan al PP, uno de los argumentos fundamentales que utiliza para negarse a facilitarle que gobierne. El caso de la designación de José Manuel Soria como director ejecutivo del Banco Mundial y su posterior renuncia sigue vivo tras las explicaciones de Luis de Guindos en el Congreso, que entraron en contradicción con lo que él mismo y el presidente del Gobierno en funciones habían dicho para justificarla. También continúa abierto el caso de Rita Barberá, que se mantiene atrincherada en el Senado.

Los socialistas han disparado su artillería pesada contra Rajoy por estos y otros casos, pero ahora se encuentran ante una petición de seis años de cárcel para una de sus figuras históricas, lo que proporciona munición de alto calibre al PP. Y no perdió el tiempo, ya que ayer pidió a Sánchez y a Díaz que pidan perdón por los ERE y al primero que no utilice la corrupción como excusa para bloquear la formación de Gobierno.

Dos figuras históricas

Renunciaron al PSOE y a sus escaños. Ni Griñán ni Chaves pertenecen ya el PSOE ni ocupan escaños parlamentarios, ya que renunciaron a ellos. Han abandonado la política. Pero ambos no son dos cualquiera. Entre los dos presidieron el partido durante 14 años, Chaves entre el 2000 y el 2012 y Griñán desde el 2012 al 2014. Antes fueron ministros y presidentes de Andalucía. Dos referentes en el partido que gozaban de un gran prestigio.

Repercusión en andalucía

Susana Díaz, afectada. Pero si la petición de la Fiscalía Anticorrupción es un revés para la táctica que está siguiendo Sánchez, también supone un varapalo para su principal adversaria en el partido, Susana Díaz, que fue la mano derecha de Griñán y accedió a la presidencia con su apoyo cuando este dimitió. Díaz siempre ha defendido a ultranza la inocencia de sus dos antecesores y ha puesto a la comunidad andaluza como ejemplo a seguir.

En medio de la campaña

A diez días de las elecciones gallegas y vascas. La petición fiscal llega, además, a solo diez días de las elecciones gallegas y vascas, donde las que las encuestas pronostican malos resultados para el PSOE, sobre todo en el País Vasco. En sus apariciones en campaña, Sánchez ha hecho de la corrupción en el PP unos de sus principales argumentos, que ahora se vuelve en parte en su contra, ya que poner de nuevo en primer plano el caso ERE, uno de los más graves de la democracia por el volumen de lo presuntamente defraudado y porque implica a la cúpula de la Junta de Andalucía.

Consecuencias en el PSOE

En medio de una convulsión interna. La decisión de la Fiscalía tienen lugar en un momento de convulsión interna en el PSOE. Al día siguiente de que Díaz advirtiera Sánchez de que con 85 escaños no puede formar Gobierno y debe pasar a la oposición y de que liderara un movimiento de apoyo al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, para defender su libertad de expresión ante los ataques que está recibiendo por defender la abstención para dejar gobernar al PP. A ese frente se unieron Rubalcaba, Chacón, Madina y otros destacados socialistas. La división entre los partidarios de Díaz y los de Sánchez se evidenció de forma muy clara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Duro golpe a la estrategia de Sánchez