Cae una red de pornografía infantil que se nutría de menores en riesgo de exclusión social

Captaba a los niños en la calle con dinero, drogas y alcohol

La red de pornografía infantil La red de pornografía infantil

redacción / la voz

Eran niños procedentes de la inmigración o de familias desestructuradas. Una red de pornografía infantil que acaba de ser desarticulada por la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra buscaba a sus víctimas en plena calle y se aprovechaba de la desesperación de los menores para captarlos. El grupo criminal, siete de cuyos miembros han sido detenidos, ha explotado durante quince años a unos 80 menores para producir pornografía infantil, que distribuía después por todo el mundo.

La red atraía a chicos vulnerables con dinero, drogas y alcohol para que se sometieran a prácticas sexuales, que a veces grababan sin su conocimiento. Si bien los actos delictivos se llevaban a cabo sobre todo en un piso de Tortosa (Tarragona) y otro de Valencia, la red se desplazaba de forma frecuente a Marruecos, en donde llegaron incluso a grabar imágenes con menores en plena calle, y ocasionalmente a países como Tailandia, República Checa, Kenia o Francia.

Entre los detenidos se encuentra el supuesto líder del grupo, un hombre de nacionalidad francesa que ya estaba acusado previamente de ocho delitos de abusos sexuales a menores de trece años, y un exagente de la Ertzaintza, que abandonó el cuerpo policial hace años y que cuenta con antecedentes por casos de pedofilia.

Los Mossos d’Esquadra iniciaron la investigación a raíz de una denuncia de la Dirección General de Atención a la Infancia, organismo dependiente de la Generalitat catalana, que tutela a menores que, por diferentes razones, han sido separados de su núcleo familiar. En el escrito, el organismo alertaba de que estos jóvenes podrían estar siendo víctimas de pederastas. Una vez hallado el piso de Tortosa en el que se grababan las escenas de pornografía infantil, los Mossos entraron el 29 de mayo del 2015 en el domicilio, en donde se incautaron de una gran cantidad de archivos de pornografía infantil y detuvieron a tres personas, dos franceses y un marroquí, que ingresaron en prisión.

Investigación conjunta

La policía autonómica de Cataluña comenzó a analizar el material hallado, constatando que gran parte de la pornografía infantil difundida era producida por el propio grupo criminal, que la distribuía con ánimo de lucro. Cuando la investigación estableció que la red contaba con miembros fuera de Cataluña, los Mossos crearon un equipo conjunto con la Guardia Civil, y comprobaron que la actividad de captación de menores continuaba realizándose en uno de los domicilios de Valencia. Así, los días 7 y 25 de julio de este año se realizaron seis registros en domicilios de Cubellas (Barcelona), Valencia, Jávea (Alicante) y Baracaldo (Vizcaya), donde fueron detenidas cuatro personas, que ingresaron en prisión. Las autoridades calculan que al menos 80 menores se han visto involucrados en esta red, de los cuales 29 han sido identificados.

La mayoría de las víctimas se encontraban en una situación de riesgo de exclusión social y algunos de ellos, que han sido utilizados en la producción de pornografía infantil, han sufrido alteraciones en su madurez sexual. Antes de ser detenidos, los integrantes de la trama criminal tenían la intención de establecer un local de explotación sexual en Marruecos mediante la venta de paquetes vacacionales a pederastas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cae una red de pornografía infantil que se nutría de menores en riesgo de exclusión social