Torbe ya fue condenado por corromper menores y por una estafa telefónica

El productor y actor pornográfico grabó un vídeo con una adolescente de dieciséis años


Madrid

Ignacio Allende Fernández, alias Torbe, el productor y actor pornográfico en prisión incondicional desde abril y que aparece en el centro de las pesquisas que salpican a los futbolistas David de Gea e Iker Muniain, fue condenado por corrupción de menores en noviembre del 2008. La Audiencia Provincial de Madrid confirmó entonces un año de prisión y 1.500 euros de multa que un juzgado le impuso a él y a un socio por grabar un vídeo pornográfico con una adolescente de 16 años. El tribunal rechazó entonces el recurso de la defensa, en el que alegaban la vulneración de su presunción de inocencia en la valoración de la prueba durante el juicio y el desconocimiento de la edad de la chica. Los tres magistrados consideraron que el hecho de que la menor hubiera tenido relaciones sexuales privadas previas y accediera al casting pornográfico «no desvanece la relevancia penal de los hechos enjuiciados». Asimismo, argumentaron que la joven «no tenía aptitudes para ejercitar su libertad sexual en tales circunstancias de obscenidad».

La sentencia detalla que el compañero de Torbe sabía que la menor tenía 16 años cuando le propuso participar en el casting. Ella aceptó después de que el productor le hiciera firmar un documento en inglés que no entendía, pero sabiendo que decía que la chica reconocía que tenía 18 años. La situación se agravó después de que apareciera una foto de la chica desnuda en el tablón de anuncios del colegio. El tribunal también valora que los condenados no le exigieron el DNI. Los hechos, según la sentencia, tuvieron lugar en el 2005. 

Teléfono erótico

Esta condena no es el único antecedente judicial que tiene Ignacio Allende Fernández, de 47 años. El Tribunal Supremo confirmó en el 2013 otra condena, a un año de prisión, por un delito de estafa continuada a varios espectadores en el programa La Hora de Oro, de Canal 7. Los hechos se remontan al 2006. Los espectadores llamaban a una línea erótica de elevado coste por minuto, que les remitía a otra, ambas de tarificación adicional, haciéndoles creer que habían ganado un premio y alargando la llamada lo máximo posible para inflar la factura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Torbe ya fue condenado por corromper menores y por una estafa telefónica