Diputaciones: caras, ineficientes y opacas

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Eficiencia en el gasto por habitante

Un estudio cifra en 1.230 millones de euros el ahorro anual a medio plazo que supondría su eliminación y alerta de los sobrecostes de la gestión por nepotismo, despilfarro y corrupción

18 may 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

A menos de un mes de que comience la campaña electoral, un nuevo estudio pone encima de la mesa el debate sobre el ahorro de dinero público que supondría la eliminación de las diputaciones provinciales y alerta del sobrecoste que implica el clientelismo y la corrupción en la gestión de estos organismos. Según el informe Coste y utilidad de las diputaciones provinciales: claves para un debate necesario, presentado por la Fundación ¿Hay Derecho?, la supresión de las diputaciones, sin dejar de prestar los servicios a los municipios de menos de 20.000 habitantes, supondría un ahorro inmediato de casi 600 millones de euros. La mayor parte es un coste puramente político, al desaparecer los gastos asociados a los propios órganos de gobierno de las diputaciones, así como las transferencias de fondos que realizan a sus propios entes y a otras administraciones sin finalidad concreta.

Eliminación de duplicidades

Estas partidas han supuesto un total de 587.490.374 millones de euros para las 38 diputaciones provinciales de régimen común en los presupuestos del 2015, que son los analizados en el estudio, y por tanto ese sería el ahorro inmediato. De esa cantidad, un total de 140.560.866 euros corresponden al gasto de los órganos de gobierno de las diputaciones y otros 446.929.508 a transferencias a otras Administraciones Públicas sin una finalidad concreta.

Pero, en el medio plazo, los ahorros serían bastante mayores y alcanzarían los 1.230 millones de euros anuales. La principal vía de ahorro sería la integración de los servicios que prestan las diputaciones con los que prestan las delegaciones provinciales de las comunidades autónomas, lo que permitiría eliminar duplicidades. La racionalización de las políticas públicas a realizar y la eliminación de todas las sociedades instrumentales serían también vías para economizar gasto público. Y el informe destaca también que «se produciría una importante eliminación del sobrecoste en la gestión de las diputaciones ocasionado por el clientelismo y la corrupción».