Patxi López insta a aprender del fracaso y a pactar tras el 26J

Propone reformar la Constitución para evitar bloqueos como el del comienzo de la legislatura que ahora concluye oficialmente


Madrid / Colpisa

El presidente del Congreso, Patxi López, asumió ayer el fracaso político que supone la convocatoria de unas nuevas elecciones y, tras refrendar en el palacio de la Zarzuela el real decreto de disolución de las Cortes, por vez primera firmado por el rey, pidió que la historia no se vuelva a repetir. «No hemos sabido cumplir el mandato de los ciudadanos -reconoció-; pero espero que estos cuatro meses hayan servido al menos para aprender la lección y que el siguiente Congreso llegue a un acuerdo suficiente lo antes posible» para que haya Gobierno.

López, durante una comparecencia en la Cámara baja, hizo todo un alegato genérico a favor del pacto. «No es traición ni renuncia a las posiciones propias sino reconocimiento del otro como igualmente legitimado para mantener posiciones discrepantes; es asumir la convivencia como un equilibrio en permanente cambio, cruzado de acuerdos y discrepancias, encauzando la mayoría social de forma institucional». Si esa actitud se hubiera asumido por parte de todos, probablemente, ahora habría un nuevo Ejecutivo.

La tercera autoridad del Estado defendió, en todo caso, que este tiempo también ha servido para demostrar la fortaleza de las instituciones democráticas. Eso sí, añadió -y es sintomático que lo hiciese después de encontrarse con el Monarca- que con la experiencia inédita de un Parlamento fragmentado, sin mayorías claras, se ha puesto de relieve que el artículo 99 de la Constitución «puede mejorarse». López, en concreto, se refirió a la cuestión más peliaguda para don Felipe en estos últimos meses; la que, por cierto, le granjeó resquemores en el PP. La Carta Magna no fija un plazo para que el monarca proponga al Congreso un candidato a la presidencia del Gobierno, pero establece que solo una vez que se haya sometido a votación una candidatura pueden empezar a correr los dos meses en los que los partidos pueden intentar formar Gobierno antes de que se proceda a la convocatoria de nuevos comicios.

El pasado 22 de enero, tras su primera ronda de contactos con los representantes políticos, el rey se encontró con algo que no había sucedido nunca en democracia y es que no tenía candidato. Mariano Rajoy, el más votado, le dijo que no quería ir al Parlamento para recibir un rapapolvo y, según el propio comunicado de Zarzuela, «declinó» el ofrecimiento.

Sea como fuere, no cabe pensar que la propuesta de Patxi López pueda servir la próxima legislatura porque ahora es imposible abordar esa reforma. Así que a todos, monarca y políticos, les tocará lidiar con lo hay. Incluido, como reconoció el presidente del Congreso, el enfado de los ciudadanos. López aseguró que comprende ese sentimiento, pero reclamó que nadie se deje llevar por la «frustración» y que no se desentienda el 26J del futuro político del país. «Hago un llamamiento para que no renuncien a su poder político, que no renuncien a expresar con su voto las ideas y los principios políticos que tenga cada uno, el voto nos iguala a todos, ningún voto vale más que otro; es el poder de la gente que no tiene poder», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Patxi López insta a aprender del fracaso y a pactar tras el 26J