El conde de Fontao dice que «la actividad de Nóos era inadecuada para el marido de una infanta»

Ha declarado hoy que cuando recomendó a Urdangarin que abandonara el Instituto Nóos él la cumplió sin reticencias


El exasesor jurídico de la Casa Real y Conde de Fontao, José Manuel Romero, quien está siendo interrogado en calidad de testigo en el juicio del caso Nóos, ha manifestado que cuando a principios de 2006 comenzó a escuchar «rumores y opiniones» sobre la actividad del Instituto Nóos y comenzó a indagar al respecto, concluyó que la labor que realizaba la entidad entonces presidida por Iñaki Urdangarin era «inadecuada para el marido de una infanta de España».

Fue este hecho, ha recordado, lo que motivó que llevara a recomendar al exduque que abandonase toda vinculación en la gestión de cualquier tipo de actividad mercantil. «Jamás deduje que existía ninguna actividad ilícita, sino inadecuada», ha recalcado el testigo: «No hubo una persecución ni comunicación a la Fiscalía sobre estas cuestiones, sino que todo apuntaba la inadecuación de un miembro de la Casa Real en el ámbito político».

No fue reticente a abandonar Nóos

El conde de Fontao recomendó a Iñaki Urdangarin en 2005 que abandonara el Instituto Nóos. Según ha declarado hoy ante la Audiencia de Palma el marido de la infanta Cristina no fue reticente a esa recomendación y de hecho la cumplió.

«La práctica y la realidad de los hechos han demostrado que no solamente no hubo reticencia sino que las cumplió», ha precisado el conde de Fontao durante su comparecencia como testigo ante el tribunal que juzga a la infanta Cristina, su marido y otras 15 personas.

Después de que el abogado del Rey recomendara a Urdangarin que abandonara el Instituto Nóos y prosiguiera su actividad a través de una fundación, el duque de Palma creó la Fundación Areté. A Romero tampoco le pareció adecuada porque reproducía tanto las actividades como la estructura de Nóos con Torres y Urdangarin al frente.

Ha detallado que el marido de la infanta únicamente fue reticente a seguir sus consejos cuando le dijo que también debía disolver la Fundación Areté y abandonar su presidencia.

Ha explicado que fue en una reunión con un abogado especialista en fundaciones, Raimon Bergós, el momento en el que Urdangarin mostró «reticencia a abandonar la presidencia de la Fundacion Areté» y les preguntó «por qué tenía que dejarlo».

«Yo le manifesté que porque la fundación que debía constituirse era de las habituales en la Familia Real y no una especial. Esa fue la reticencia, no tengo constancia de otras reticencias y la práctica y la realidad de los hechos han demostrado que no solamente no hubo reticencia sino que las cumplió», ha añadido.

Romero ha asegurado que no sabía que Urdangarin y la infanta Cristina hubieran creado una sociedad, Aizoon, al 50 %.

«Mi opinión respecto del régimen económico-matrimonial de los miembros de la Familia Real era separación de bienes y así, cuando contrajeron matrimonio, recomendé en la Casa que se produjera la separación de bienes y así ha sido en todos los casos», ha explicado. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El conde de Fontao dice que «la actividad de Nóos era inadecuada para el marido de una infanta»