El primer día entre rejas de un «cabreado» Mario Conde

EFE

ESPAÑA

PABLO ARAUJO

El exbanquero desayunó y comió en la celda. Según su abogado, es «fuerte» y está dispuesto «a dar la batalla»

14 abr 2016 . Actualizado a las 16:54 h.

Mario Conde pasa este jueves su primer día completo de su nueva estancia en la prisión madrileña de Soto del Real, donde ha mantenido un trato «muy educado» con los funcionaros y donde ha seguido el protocolo habitual, incluido el desayuno y la comida en su celda, han informado fuentes penitenciarias.

Tanto Conde como su abogado, Francisco Javier de la Vega, ingresaron ayer por la tarde en la prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que les acusa de blanquear 13,06 millones de euros del dinero del que se apropió cuando presidía Banesto.

Las fuentes han indicado que el exbanquero ha recibido el mismo trato que cualquier otro preso. Ayer, tras cumplimentar los trámites, accedió al módulo de ingresos, donde ha pasado la noche y pasará buena parte del día.

Dado que ese módulo no tiene comedor, ha desayunado y comido en su celda en las bandejas que le han suministrado los funcionarios, con quienes ha tenido un trato «muy educado y correcto».

El exbanquero conserva el mismo número de preso que ha mantenido cada vez que ha ingresado en prisión.

Tanto Conde como De la Vega han sido examinados por un médico y atendidos por un educador y un trabajador social, como marca el protocolo. También han recibido durante dos horas a sus abogados, uno de los cuales ha llevado una bolsa de ropa para su cliente.

Cuando se cumplan 24 horas desde su ingreso, Conde y su abogado pasarán a un módulo ordinario, de modo que este mismo jueves ya cenarán en el comedor común con el resto de reclusos.

«Tranquilo» y dispuesto «a dar la batalla»

Mario Conde ha afrontado «cabreado», pero «tranquilo», su nuevo ingreso en prisión y dispuesto a dar la batalla para demostrar su inocencia, según ha relatado su abogado, Ignacio Peláez.

Según Peláez, que recurrirá en los próximos días el auto de prisión, el expresidente de Banesto está tranquilo porque asegura que «no hay nada» que sostenga las acusaciones contra él y ha asegurado que el exbanquero «va a luchar» y «a dar la batalla» para demostrar que es inocente.