Errejón desaparece de la escena tras el golpe de mano ejecutado por Iglesias

No irá a la cita convocada para hoy por el secretario general con los líderes territoriales


Madrid / LA Voz

En medio de la crisis desatada en Podemos tras el golpe de mano ejecutado por Pablo Iglesias para hacerse con todo el poder orgánico y territorial del partido destaca el clamoroso silencio y la desaparición de la primera fila del considerado número dos de la formación, Íñigo Errejón, quien hasta este momento llevaba todo el peso político de la organización y era la voz cantante en el proceso de negociación para la formación de Gobierno. Errejón intervino el pasado martes en el pleno del Congreso, poco antes de que se consumara la destitución fulminante de su hombre de confianza y secretario de organización, Sergio Pascual. Desde entonces, no se le ha vuelto a ver en público. Su desaparición de la escena es más significativa porque afecta incluso a su presencia en las redes sociales, en donde es uno de los políticos más activos. Desde hace tres días, no ha publicado un solo mensaje en Twitter y su única actividad ha sido precisamente retuitear una entrada publicada por Pascual en la que destacaba su dedicación al partido en los dos últimos años y otra de José Manuel López, líder de Podemos en Madrid, que enlazaba a su vez a su última intervención en el Congreso.

«No va a dimitir»

El paso atrás de Errejón ha desatado la incertidumbre sobre su futuro en el partido, hasta el punto de que la portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, Irene Montero, tuvo que salir ayer al paso para negar que esté previsto que abandone sus cargos. «No va a dimitir, no sé cuál es el motivo que podría suscitar esa pregunta», señaló Montero.

La tesis de que el número dos, a quien se achaca una posición favorable a que Podemos se abstenga en la investidura del socialista Pedro Sánchez, pueda acabar siendo apartado de la dirección se alimenta también por el hecho de que Errejón ni siquiera vaya a estar presente en la reunión que ha convocado para hoy Pablo Iglesias con los líderes autonómicos de Podemos y los secretarios de organización de cada territorio, para abordar la crisis abierta con las últimas dimisiones y destituciones. Aunque en Podemos aseguran que el secretario político no suele acudir a este tipo de reuniones, su exclusión en una cita de tanta trascendencia no pasa desapercibida.

El propio Pablo Iglesias trató ayer de apagar el fuego negando que Errejón esté apartado de sus funciones. «Errejón no está ausente. Está trabajando, estando al frente de la secretaría política, y llevando a cabo sus tareas de la mejor manera», señaló el secretario general. Insistió en que ambos siguen codo con codo para tratar de forjar un pacto con los socialistas en la reunión que el propio Iglesias tiene concertada con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, para la próxima semana.

Reunión con Iglesias

«Sigo trabajando con Íñigo como con todos los miembros de mi ejecutiva con la intención de que podamos llegar a un acuerdo con el PSOE para que haya un Gobierno de cambio a la valenciana», afirmó Iglesias, quien también ha reducido notablemente su presencia en las redes sociales desde que se iniciara la crisis que, por ahora, se ha saldado con la destitución de Sergio Pascual. Aunque Pablo Iglesias no lo precisó, la portavoz adjunta de Podemos, Irene Montero, sí aclaró que los dos principales líderes del partido estuvieron reunidos cara a cara ayer mismo.

El hecho de que Errejón no aparezca en público y tampoco se esfuerce en desmentir sus supuestas desavenencias estratégicas con Iglesias sobre la negociación con el PSOE indica un cambio sustancial en el rol del secretario político, quien ni siquiera acudió el miércoles a la Comisión de Hacienda del Congreso, de la que es miembro titular, para evitar ser abordado por la prensa.

Pareja de Iglesias y cada vez con más poder en el partido y el grupo parlamentario

Irene Montero
Irene Montero

La crisis de Podemos, y en especial la pérdida de poder por parte del hasta ahora indiscutido número dos del partido, Íñigo Errejón, trae como consecuencia el encumbramiento de Irene Montero, pareja de Pablo Iglesias, como nueva figura emergente en el partido. El secretario general otorga cada día mayor confianza a Montero, que aúna los cargos de secretaria de coordinación de áreas, portavoz adjunta en el Congreso y jefa de gabinete del propio Iglesias. La portavocía implicó el privilegio de sentarse en primera fila junto a Iglesias y al propio Errejón, desplazando del puesto a Carolina Bescansa, cofundadora del partido. Y la jefatura del gabinete le otorga una importancia capital en la estrategia de comunicación, clave en Podemos. Licenciada en Psicología, no ingresó en el partido hasta mayo del 2014 , pero su ascenso desde entonces, de la mano de Iglesias, ha sido meteórico.

El viejo conocido del secretario general y nuevo hombre de confianza del líder

Mayoral
Mayoral

Rafael Mayoral es la otra figura emergente en el círculo más próximo a Pablo Iglesias, cada vez con mayor influencia en el partido. Fue líder de las Juventudes Comunistas de Madrid. Ocupando ese cargo en los años noventa conoció a Iglesias, que compartía con él posiciones radicales que en el caso del secretario general de Podemos se han suavizado algo con el tiempo. De formas moderadas pero discurso inflexible, Mayoral fue quien llevó a Montero a Podemos y se ha ganado en los últimos días la mayor confianza del secretario general por el apoyo que le ha brindado en la decisión de fulminar al ex secretario de organización y ex número tres del partido Sergio Pascual. Es secretario de relación con la sociedad civil y movimientos sociales, un puesto clave para mantener el control de las bases. Y en este momento comparte el escepticismo de Iglesias en torno a un pacto con el PSOE, lo que lo diferencia de Errejón.

Secretario de sociedad civil

La crisis de Podemos, y en especial la pérdida de poder por parte del hasta ahora indiscutido número dos del partido, Íñigo Errejón, trae como consecuencia el encumbramiento de Irene Montero, pareja de Pablo Iglesias, como nueva figura emergente en el partido. El secretario general otorga cada día mayor confianza a Montero, que aúna los cargos de secretaria de coordinación de áreas, portavoz adjunta en el Congreso y jefa de gabinete del propio Iglesias. La portavocía implicó el privilegio de sentarse en primera fila junto a Iglesias y al propio Errejón, desplazando del puesto a Carolina Bescansa, cofundadora del partido. Y la jefatura del gabinete le otorga una importancia capital en la estrategia de comunicación, clave en Podemos. Licenciada en Psicología, no ingresó en el partido hasta mayo del 2014 , pero su ascenso desde entonces, de la mano de Iglesias, ha sido meteórico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Errejón desaparece de la escena tras el golpe de mano ejecutado por Iglesias