El Gobierno da el primer plantón al Congreso y eleva la tensión entre las dos instituciones

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, se ha ausentado este jueves de su comparecencia. Patxi López se reunirá este viernes con Moncloa para intentar solucionar el conflicto


Sigue el choque institucional entre el Gobierno y el Congreso. Tal y como estaba previsto -lo había avanzado Moncloa-, Pedro Morenés no ha acudido a su comparecencia de este jueves ante la Comisión de Defensa de la Cámara Baja, donde estaba citado, a las 10.00 horas, para informar sobre los acuerdos adoptados en la reunión de Ministros de Defensa de la OTAN celebrada los días 10 y 11 en Bruselas y, en particular, sobre la nueva operación naval en el Egeo contra las mafias que trafican con refugiados. Su ausencia se debe a que el Gobierno considera que el Ejecutivo en funciones no debe ser sometido al control político del Parlamento.

Ante esta situación, el Congreso podrá adoptar las medidas oportunas. El presidente de la Cámara baja, Patxi López, ya había avisado de que la Cámara podría recurrir al Tribunal Constitucional (TC) un hecho que partidos como el PSOE han calificado de «rebeldía» del Gobierno. El portavoz socialista de Defensa, Germán Rodríguez, ha asegurado que este jueves es «un mal día para la democracia y para el conjunto de los españoles». Ha anunciado que el PSOE solicitará que se levante acta de la incomparecencia del ministro, que se lleve a la Mesa del Congreso y que se estudie «la posibilidad de interponer un conflicto de atribuciones para que el Gobierno tenga que responder ante la Cámara como prevé la Constitución».

Patxi López se reunirá este viernes con Moncloa

Tras el plantón de Morenés, el presidente del Congreso mostró su interés de hablar en persona con el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, para buscar una solución a este conflicto institucional. Se reunirán este viernes en la Moncloa

López ha cuestionado que el Ejecutivo se mantenga en su decisión de no ser examinado por la Cámara y ha subrayado que tratará de «convencer» a Ayllón de que un Gobierno en funciones debe dar cuenta ante el Parlamento de su gestión y los grupos parlamentarios tienen el derecho de controlarles. Y que lo hará porque no quiere que se «abran guerras» entre instituciones. En todo caso, ha apuntado que si el Ejecutivo de Mariano Rajoy no se apea de su postura, serán los grupos parlamentarios los que eleven el asunto ante el Pleno del Congreso, que será el que decida si acudir o no al Tribunal Constitucional. «Esta clarificación es necesaria», ha dicho.

Por su parte, el portavoz de Defensa de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, ha tildado de «lamentable» la no comparecencia de Morenés y ha recordado que el Gobierno debe rendir cuentas a los ciudadanos y no solo «a los diputados de la oposición». Gutiérrez ha asegurado que su partido apoyará recurrir al TC e, incluso, «ir más allá» con «denuncias concretas de actores concretos que están incumpliendo sus derechos y obligaciones».

Ante el hecho de que el sillón del ministro haya quedado vacante, el representante del PP Ricardo Tarno ha replicado que «las instituciones están por encima de las imágenes». Para Tarno, es «un gravísimo error plantear un conflicto donde no lo hay» puesto que queda «claro jurídicamente» que el Gobierno en funciones no puede ser controlado en funciones. El portavoz de Defensa del grupo popular ha criticado al presidente del Congreso por actuar en este caso «más como un militante del PSOE que como el presidente de todos los diputados». También ha denunciado «las dos varas de medir» del PSOE, puesto que la presidenta andaluza, Susana Díaz, estuvo 86 días sin someterse al control del Parlamento autonómico mientras estuvo en funciones tras la celebración de los comicios. 

El Gobierno niega cualquier responsabilidad de Morenés

También ha hablado José Luis Ayllón. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes ha negado que ministros como el titular de Defensa, Pedro Morenés, tengan ninguna «responsabilidad» por no acudir a la convocatoria del Congreso. «Esto no es un acto de voluntad sino de respeto de la ley por parte del Gobierno», ha insistido. Cree que a partir de ahí «los grupos pueden estudiar las opciones que quieran», como ese recurso ante el TC o la solicitud de reprobación política de los ministros. Ayllón les ha pedido que respeten la Constitución y el ordenamiento jurídico, y que comparten lo que se ha hecho en otros parlamentos, en los que nunca se ha ejercido la labor de control con un Gobierno en funciones.

Sobre la posibilidad de que los ministros ausentes sean reprobados, ha añadido que se trata de una mera declaración política que no tiene «ninguna consecuencia. «Lo que tenemos que hacer es ponernos manos a la obra para que haya un gobierno, en vez de tapar los fracasos de unos y de otros en sus negociaciones y en su debate de investidura con una actividad extraordinaria del Parlamento que no se ha producido nunca en años de democracia», ha insistido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

El Gobierno da el primer plantón al Congreso y eleva la tensión entre las dos instituciones