La policía denuncia la financiación de Podemos ante el Tribunal de Cuentas

Le envía un informe en el que se habla de delitos fiscales, de blanqueo y electorales

El informe policial El informe policial

Redacción

La Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la policía envió el pasado 9 de febrero al Tribunal de Cuentas el denominado informe PISA (siglas de «Pablo Iglesias Sociedad Anónima») en el que se recogen una serie de indicios de supuesta financiación irregular de Podemos, según confirmaron ayer fuentes del Ministerio del Interior. Nunca antes la UDEF, ni ningún órgano de policía judicial, había enviado informe alguno al Tribunal de Cuentas, que carece de cualquier potestad penal, y que solo puede indagar en irregularidades contables de los partidos políticos y de las instituciones públicas. Sin embargo, en el informe policial se habla también de delitos fiscales, de blanqueo de capitales y de financiación ilegal de Podemos.

El documento, de una treintena de folios firmados por quien hace un mes era comisario principal de la UDEF, Manuel Vázquez López, llevaba cinco meses en dependencias policiales sin que hubiera sido remitido a ninguna instancia. Además de las apreciaciones policiales, recoge numerosos recortes de prensa sobre informaciones publicadas en relación con las actividades de los líderes de Podemos en relación con los regímenes de Venezuela y de Irán.

El informe se centra en los vínculos empresariales y económicos de Mahmoud Alizadh Azimi, un empresario iraní residente en España, con las empresas audiovisuales de Pablo Iglesias y otros dirigentes de Podemos. Según el informe policial, la sociedad 360.º Global Media, del empresario iraní, ingresó en sus cuentas un total de 9,3 millones de euros entre los años 2012 y 2015. La cuarta parte de ese dinero sirvió, de acuerdo con el memorando, para financiar «la casi totalidad del entramado de comunicación audiovisual creado por el núcleo duro de Pablo Iglesias, al propio Pablo Iglesias, aparte de sus colaboradores y por ende a parte de la cúpula de Podemos». El entramado audiovisual al que se refiere está formado por los programa La Tuerka y Fort Apache, aunque también alude a empresas muy cercanas a los dirigentes de la formación como La Barraca Producciones o Con Mano Izquierda Producciones. Son, según el informe, «productoras de contenidos vinculadas de forma subjetiva, objetiva y temporal al partido político Podemos», que no fue constituido hasta el 2014, por lo que muchos de los movimientos de capital se refieren a los promotores, no al partido en sí mismo.

El documento incide en la procedencia del dinero de Global Media, en su mayoría de cuentas domiciliadas en paraísos fiscales o en países «en riesgo de estar vinculados a la financiación del terrorismo, como Irán». Y destaca que Global Media es la productora en España de Hispan TV, canal en el que ha colaborado Pablo Iglesias y que fue creado por el régimen iraní para distribuir sus postulados políticos en los países de lengua castellana.

También se menciona la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales, de cuyo consejo formaron parte en su día Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Luis Alegre, y que «recibió desde el 2002 al menos 3,7 millones del Gobierno venezolano de Hugo Chávez». Este dinero serviría, según el informe, para desestabilizar los Gobiernos occidentales y legitimar los regímenes iraní y venezolano. Esa sería, añade, la opción de Pablo Iglesias y su núcleo duro, «todo lo cual ha fructificado en la creación de Podemos».

En la denuncia enviada al Tribunal de Cuentas, el comisario recuerda que desde el 1 de julio del pasado año se castiga penalmente a quienes acepten o reciban donaciones ilegales. Pide que se auditen las cuentas de Podemos para determinar si hay delitos fiscales, de blanqueo de capitales o de financiación ilegal. La policía sospecha que el método de aportaciones de sus simpatizantes para financiar las campañas electorales de Podemos pueden ocultar un blanqueo de capitales mediante el «pitufeo del crowdfunding».

Este polémico documento, que llevaba cinco meses en los despachos policiales sin que fuera elevado a ninguna instancia, finalmente fue entregado a la Fiscalía, que ya despreció hace diez días el contenido de este informe. Es más, el ministerio público pidió al Supremo el pasado día que no admitiera a trámite la querella presentada por Manos Limpias contra Podemos y sus principales dirigentes. Aquella denuncia, precisamente, se basaba en ese polémico informe PISA.

El partido de Pablo Iglesias asegura que sus cuentas están limpias

Tranquilidad en Podemos ante la denuncia de la Udef acerca de una posible financiación ilegal del partido. Fuentes de la formación recordaron ayer que ya se intentó en el pasado atacar a Podemos y sus dirigentes con «falsas acusaciones que han caído por su propio peso». En esta ocasión volverá a ocurrir lo mismo por que las cuentas están perfectamente en regla, se señaló desde el partido que lidera Pablo Iglesias. «Nos parece perfecto que cualquier institución investigue lo que tenga que investigar. No tenemos nada que ocultar», declaró en el Congreso el responsable de Finanzas y Transparencia de Podemos y diputado Segundo González. Iglesias siempre hizo gala de la transparencia en las cuentas de Podemos. «Invitamos a cualquiera que quiera investigar a que conozca todos los detalles y las cosas que hacemos», dijo hace meses.

La cúpula de la formación evita los actos públicos para no responder sobre sus crisis

A Podemos se le acumulan los problemas y ante ellos sus dirigentes han optado por esconderse. En los últimos días han evitado las comparecencias públicas, hasta el punto de que ayer, tras la reunión de la ejecutiva del partido, no hubo la habitual rueda de prensa para explicar lo tratado ni para fijar su posición sobre la actividad política. Lo único que se supo ayer fue el argumentario que la cúpula del partido envía diariamente a todos su miembros para transmitir las consignas correspondientes. Y la de ayer es que «solo hay un Podemos», en un intento de negar que haya divisiones entre sus dos principales líderes, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. El primero, por cierto, no ha dado explicaciones públicas desde que se filtraron sus desavenencias con el segundo. «Seguimos avanzando y que nadie piense que nos vamos a echar atrás por mucho que lo intenten», señala el argumentario, en respuesta a lo que consideran una campaña del PSOE para dividirlos y desprestigiarlos, con intención de desviar la atención sobre el pacto de los socialistas con la derecha de Ciudadanos. «Invariablemente, cuando toca elegir entre cambio o más de lo mismo, algunos se inventan rupturas y crisis que hacen mucho ruido para que no se oigan nuestras propuestas», denuncian los dirigentes de Podemos en su argumentario.

Las diferencias de estrategia entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón salieron a la luz a raíz de la dimisión de diez miembros de la organización en la Comunidad de Madrid. Esta es la primera crisis que salpica directamente a la cúpula de la formación, pero no la única en la que se ven inmersas las organizaciones territoriales que han obligado a constituir gestoras en cinco comunidades, entre ellas Galicia, y que amenaza con una escisión en Cataluña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

La policía denuncia la financiación de Podemos ante el Tribunal de Cuentas