Prisión provisional sin fianza para los dos titiriteros acusados de apología del terrorismo

Europa Press

ESPAÑA

Los dos hombres, que iban a cobrar 1.000 euros por dos funciones, fueron detenidos tras mostrar una pancarta de «Gora Alka-ETA» durante una función para niños 

07 feb 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha ordenado este sábado la prisión incondicional para los dos titiriteros acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo, «por la comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo y de un delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizadas por la Constitución», según recoge el auto, al que ha tenido acceso Europa Press.

En el documento, el magistrado explica que los dos detenidos durante el desarrollo de la obra 'La bruja y don Cristóbal' «escenificaron numerosas acciones violentas», como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez y el apuñalamiento de un policía, y la violación de una monja.

El juez también indica que mostraron una pancarta con la leyenda «Gora Alka-ETA». En el auto apunta que los acusados han explicado que se trataba de un juego de palabras referido a Al-Qaeda, por lo que el magistrado entiende que el enaltecimiento no iba sólo dirigido a la banda terrorista ETA sino también a Al-Qaeda. Además, el titular del juzgado destaca que «el público infantil presente estaba acompañado mayoritariamente por sus padres», de forma que unos abandonaron «escandalizados el lugar por lo que estaban viendo mientras que otros arremetieron contra los actores».

El juez asume así la petición realizada por la Fiscalía, que pedía esta medida al entender que los dos actores deben ser enviados a la cárcel debido a la reiteración en la gravedad del hecho y que los destinatarios del mensaje eran niños, han informado fuentes fiscales a Europa Press. Por delitos de enaltecimiento del terrorismo, el Código Penal recoge, en su artículo 578, que «se castigará con la pena de prisión de uno a tres años y multa de doce a dieciocho meses».

El furgón policial ya ha partido de la Audiencia Nacional para dar cumplimiento al auto, y una decena de personas que allí se concentraba en apoyo a los detenidos ha comenzado a gritar reiteradas veces «¡Represión!».

Títeres desde Abajo actuó en el 2014 en seis localidades de Galicia

Títeres de Abajo vio la luz en Granada en el 2012. Se constituyó como una pequeña compañía de marionetas y cuentacuentos en el que sus integrantes son «unos trotamundos» que buscan transmitir un «mensaje optimista», como se definen en su página web. Su primer montaje lo realizaron en octubre de 2012 con la obra Una casa es una ruina, que trataba el tema de los desahucios, y en el que aparece un banquero con la intención de arrebatar una vivienda.

Títeres desde Abajo también realizó representaciones en Galicia, donde finalizó una gira que habían iniciado en Navarra en noviembre del 2014. En seis municipios representó su obra En la plaza de mi pueblo, definida como un «Akelarre músico festivo de títeres y bestias». Fue en Pontedeume, A Coruña, Lugo, Santiago, Ourense y Vigo. Muchas de las representaciones tuvieron lugar en locales relacionados con el anarquismo y el movimiento okupa.

Defensa de la CNT

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) emitió un comunicado en defensa de los titiriteros detenidos, a los que conoce «desde hace años». Desde el sindicato defienden que la representación defiende la convivencia, la tolerancia y la aceptación de lo diferente «abordando problemas de actualidad». También el actor Antonio Sanjuán se refirió a lo ocurrido en Madrid. ««Una cosa es hacer algo políticamente incorrecto delante de niños, que es cuestionable, y otra que una persona pueda acabar en la cárcel por algo así», razonó.