Banqueros y empresarios exigen al Gobierno catalán que respete la ley

El Sabadell dice que defenderá al accionista y que solo un 18 % del negocio está en Cataluña


redacción / la voz

Empresarios y banqueros mostraron ayer su preocupación por la situación política en Cataluña y advirtieron de los peligros que puede generar la inestabilidad política e institucional para la economía. Este es el principal temor del presidente del banco de Sabadell, Josep Oliu, que sin querer entrar a valorar la nueva etapa que se abre en Cataluña con la investidura de Carles Puigdemont, sí señaló que su objetivo es trabajar para lograr el mejor servicio para los clientes y el mejor resultado para los accionistas. «Y yo, como todo el mundo de la empresa, lo que más temo es que haya inestabilidad institucional e inseguridad jurídica», advirtió en la tradicional conferencia que ofrece a principios de año en la Cámara de Comercio de Sabadell.

Oliu recordó que estos dos factores siempre están presentes en las conversaciones que mantiene con los políticos porque «no hay nada que sea tan malo para el desarrollo de la vida privada y económica como la falta de estabilidad gubernamental y la inseguridad normativa». En caso de no lograrse en Cataluña, recordó que el Sabadell es hoy una empresa multinacional que «trasciende el marco catalán» y que, independientemente de cuál sea su marca o dónde tenga ubicadas sus oficinas o centros corporativos, hará «lo que crea conveniente en aras de conseguir siempre el mejor servicio comercial».

El presidente del Sabadell detalló que el banco posee hoy el 18 % de su negocio en Cataluña, el 57 % en «la España que no es Cataluña», un 20 % en el Reino Unido, después de la compra del británico TSB, y el 5 % restante en América.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, también resaltó ayer la importancia de un marco de estabilidad en Cataluña y reclamó al nuevo Gobierno de la Generalitat que se atenga el Estado de derecho, que se basa «en el respeto a la ley y es la base de la convivencia en una sociedad democrática».

«Es evidente que una declaración unilateral de independencia afectaría al sector financiero y a Bankia en particular», admitió Goirigolzarri que recordó los esfuerzos y sacrificios que la sociedad española tuvo que hacer para dotarse de un Estado de derecho.

Impacto en empresas

Los riesgos de la inestabilidad política también fueron analizados por el Servicio de Estudios del BBVA que, en un estudio reciente, advierte de que la incertidumbre que se vive en Cataluña y España respecto al entorno político podría empezar a tener un impacto mayor en las decisiones de empresas y familias. Es, según este servicio, uno de los mayores riesgos para el crecimiento a nivel interno, junto a la probabilidad de que el déficit público se sitúe en el 4,5 % al cierre del año, tres décimas por encima del objetivo pactado con Bruselas.

Desde del ámbito empresarial la asociación Empresaris de Catalunya, contraria a la independencia, pidió ayer al nuevo presidente de la Generalitat que gobierne «dentro de la ley», al tiempo que reclamó a Mariano Rajoy, que demuestre «firmeza en defensa del Estado de derecho». La entidad advirtió asimismo de que «una hacienda propia, una seguridad social o banco central catalán forzarán la fuga de empresas y la insumisión frente a la administración autonómica». «El presidente de la Generalitat es la máxima representación del Estado en Cataluña y su inequívoca obligación es cumplir y hacer cumplir la ley», reclamó el presidente de la asociación, Josep Bou. En el ámbito político, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, aseguró que el problema de la situación política catalana no es la independencia, «que nunca se va a producir», sino que

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Banqueros y empresarios exigen al Gobierno catalán que respete la ley