colpisa

Albert Rivera equiparó ayer a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez al asegurar que ambos prefieren «cruzar declaraciones» a través de la televisión en lugar de debatir con él cara a cara. En una rueda de prensa ofrecida en el Parlamento balear, el líder de Ciudadanos señaló que aún espera una respuesta a la propuesta que lanzó al candidato socialista para mantener un debate en Antena 3. «Para plasma ya tenemos a Rajoy», resumió el candidato del partido naranja. «Hay que ser serios, yo reitero mi voluntad de debatir sobre economía, salud, educación, medio ambiente», desafió Rivera, quien concluyó que «el cruce de declaraciones propio de la vieja política cansa mucho».

Después de que las encuestas le dieran por unanimidad como vencedor en el duelo que mantuvo con Pablo Iglesias en La Sexta, Rivera ha redoblado sus peticiones al resto de candidatos para medirse en un cara a cara. No obstante, hasta ahora el único debate programado es el que protagonizarán a tres bandas el candidato de Ciudadanos, Sánchez e Iglesias en elpais.es el próximo día 30. Rivera, confiado en su capacidad de oratoria, no quiere que este sea el único duelo y ha retado a sus rivales a medirse en el medio y con el formato que propongan. A la espera de que Sánchez se pronuncie sobre su desafío, la gran incógnita es la posición que adoptará Rajoy, reacio a debatir y en todo caso en principio a hacerlo solo con Pedro Sánchez.

Triple de avales

La intensidad con la que Rivera afronta la campaña electoral se evidenció ayer cuando Ciudadanos oficializó ante la Junta Electoral sus listas para Madrid y Barcelona apenas unas horas después de que se abriera el plazo de inscripción. La formación naranja sacó pecho por acompañar sus candidaturas de 92.767 avales, tres veces más de los exigidos a las formaciones que no cuentan con representación parlamentaria. El objetivo de Ciudadanos, dijo Rivera, es ganar las elecciones generales y, particularmente, ganar en Cataluña, ya que, según él, sería «la mejor lección que podemos dar a los que quieren romper España».

En Palma, Rivera propuso instaurar un nuevo modelo de financiación autonómica «basado en el principio de caja común», que garantice la sanidad y la educación a todos los españoles y que, al mismo tiempo, deje margen a las comunidades mediante el mecanismo de corresponsabilidad fiscal. Rivera aseguró que si gana las elecciones se compromete a revisar la financiación autonómica, para dar solución a la «precaria» financiación que soportan algunas autonomías.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rivera también reprocha al líder socialista que se esconda detrás del plasma